Un cafecito c13

Capítulo 13: Julio ~Kangiku: un peculiar dulce tradicional~

A pesar de que estábamos en Julio, seguía lloviendo como de costumbre. Se pronosticaba que la temporada de lluvias terminaría a mediados o finales de este mes.

Sin embargo, no me desagradaba eso, ya que ahora mismo es cuando debía aprovechar para ganar dinero. Los exámenes de periodo comenzarían a finales de mes. Por esa razón, no tendría tiempo para el trabajo.

Le comenté al respecto al Jefe, pero solo respondió que podía hacer lo que quisiera. Bueno, todavía tenía la intención de ir una vez a la semana… O al menos eso pensé, pero me regañó y dijo que me concentrara en mis estudios.

Quería cuestionar si tendría la capacidad para administrar la tienda él solo. No obstante, como solo se molestaría otra vez conmigo si se lo comentaba, acepté.

Ya habían pasado dos semanas desde la última vez que fui a trabajar.

Como estaba progresando en mis estudios, podía darme el lujo de salir con mis amigas varias veces. También participé en actividades del club desde la tarde hasta la noche, incluso pude dormir temprano, lo cual me hacía muy feliz.

Pensé que esta era una vida universitaria muy satisfactoria, pero como no iba al café “Lluvia vespertina” durante los días de lluvia, no sé cómo explicarlo, sentí que algo me hacía falta.

Mientras leía un libro de Shinonome Yohko-sensei, de pronto recordé algo. Últimamente con todas las que habían estado pasando, todavía no le escribía una carta como fan sobre su último libro. Ya que no me gustaría perder esta bonita costumbre, decidí dejar un espacio para escribir una.

Esta vez, como ya había pasado mucho tiempo desde la publicación más nueva, el contenido de la carta se extendió demasiado. Tras comprobar que no hubiera errores de redacción, coloqué la carta en un sobre y la sellé. Le pegué un timbre postal que compré y la envíe por correo. Ya no me queda nada más por hacer, salvo rezar que llegara sin problemas a las manos de sensei.

Una semana más tarde, comenzaron los exámenes de primavera.

Ya que eran mis primeros exámenes, estaba nerviosa. Además me dijeron que los resultados afectarían mis créditos para la universidad, lo cual solo aumentó la presión.

Gracias a que el Jefe me permitió tomar un descanso del trabajo, fui capaz de estudiar sin cesar. Mientras me alentaba pensando que estaría bien, comencé mis exámenes.

De esa forma, la semana de exámenes terminó sin problemas. Tras hacer una autoevaluación de mi desempeño, sentí que lo hice bastante bien.

Pensé en enviarle un mensaje al Jefe para informarle que mis exámenes habían terminado, pero me pareció un tema personal y dudé sobre si debería hacerlo o no.

Le había informado de antemano la fecha en que terminaría el periodo de exámenes. Por eso, aunque no se lo diga, el Jefe debería saberlo. Mientras veía fijamente la pantalla de mi Smartphone, me topé con Ryoko-chan y hablamos.

—¿Cómo te fue en los exámenes, Oto-chan?

—Me siento con mucha confianza.

—Como se esperaría de la persona que tomó un descanso de su trabajo a medio tiempo.

—Tendré que compensarlo esforzándome el doble durante las vacaciones de verano.

—Te entiendo~

Ryoko-chan trabajaba a medio tiempo en un karaoke. En una ocasión fui a inspeccionar su trabajo con unas amigas, fue divertido.

—El menú de postres de ese karaoke era bastante amplio, ¿verdad?

—Sí, pero son difíciles de hacer. Si me tardo aunque sea un poco en la preparación, me regañan.

—Uwa, eso debe ser muy duro. Si estuviera en tu lugar, me volvería loca.

—Tú la tienes fácil, Oto-chan.

—No, yo no diría que es fácil, sino relajado.

—Desde mi punto de vista esa es la definición de fácil.

Da igual si era fácil o relajado, el menú en el café “Lluvia Vespertina” era muy sencillo y podía prepararlo sin dificultad.

La gente que llevaba prisa no venía a la tienda básicamente. Incluso si las órdenes tomaban tiempo en prepararse, o fuera lento el servicio, la mayoría de las personas solo esperaban con una sonrisa. Estaba muy agradecida con mi trabajo a medio tiempo.

—Eso me recuerda, ayer estaba lloviendo. Así que decidí ir a estudiar al café “Lluvia vespertina”.

—¡Ah!

—¿Qué pasa?

—Nada, desearía haber ido.

Podría haber ido a la tienda como cliente. Sin embargo, durante este pasado mes, he tratado de contenerme para no ir, incluso si estaba lloviendo por la tarde. Dejé caer mis hombros con decepción.

—Deberías haberme invitado.

—Sí.

—Sabes, tengo la impresión de que la apariencia del Jefe no es la mejor para servir —Recordé que el Jefe había comentado que me veía muy emocionada por comenzar a estudiar para los exámenes. Negué eso, claro está, pero al pensar en él me preocupé—. Ah, verás, me siento algo intranquila con la atención al cliente que da el Jefe cuando atiende el café.

—Ooooh~

Ryoko-chan entrecerró los ojos y colocó las puntas de sus dedos en medio de sus cejas, antes de hablar con una expresión como si estuviera dando una orden. Por su comentario, al parecer la tienda nunca saldrá adelante.

—En resumen, soy una ferviente creyente que en esa tienda es absolutamente necesario una chica bonita como Oto-chan.

—Ah, ya veo. Gracias.

Tal parece que el Jefe había estado más cansado que de costumbre. Quizá terminó agotado al realizar un trabajo con el que no estaba acostumbrado. Me preocupa.

—Por cierto, más tarde usaremos kimos.

—No entiendo esa abreviación, Ryoko-chan.

—¿Ya olvidaste que hoy tenemos el evento con los kimonos?

—Soy consciente, pero-

—En ese caso, tienes que ir a verlo usando el kimono. No debería haber problemas con eso, creo.

—¿En serio está bien visitar al Jefe en kimono? No lo sé.

—Dije que estarías bien, así que lo estarás.

—Entonces debería llevarle un regalo.

—¡Oh, déjame eso a mí! ¡Mis padres me pidieron que les comprara algo, así que de paso también compraré algo para ti, Oto-chan!

—Eh, ¿no es mucha molestia?

—Está bien, está bien. Además, será un dulce especial, estoy segura que ese jefe con cara de amargado estará satisfecho.

¡Un dulce especial! Ahora siento mucha curiosidad.

Sin embargo, hoy no iba a llover, así que no creo que el café abra. ¿No será una molestia si voy allí?

—Todo lo contrario. Será perfecto porque no estarás ahí para trabajar, sino para invitarlo a salir.

—¡¿Q-qué?!

—¿Acaso no tienes un amor no correspondido por tu Jefe?

—Es-espera un momento, algo como eso, es un poco, ¿cuál amor no correspondido?

Anteriormente, a fin de ocultar mi trabajo a medio tiempo de Ryoko-chan, recuerdo haberle dicho que había alguien que me gustaba. Me sorprendió que todavía se acordara de eso.

—¿Te gusta sí o no?

—Eh, no se trata de eso.

—Desde que no vas a trabajar, siempre pareces estar  suspirando en los días lluviosos. También has estado escribiendo y borrando mensajes para el Jefe en tu Smartphone desde hace tiempo.

—Uwa, hey, ¿me viste, Ryoko-chan?

—¡Es imposible no hacerlo!

Ryoko-chan poco a poco me acorraló.

—N-no, estás equivocada. La persona que me gusta es…

Tras decir eso, me quedé sin palabras.

Mientras inconscientemente me movía nerviosa, Ryoko-chan me miró con una expresión maligna.

—Oto-chan~ Si hubiera mencionado esto antes, habrías dicho una mentira sin problemas. ¿Qué crees que significa que ahora no puedas hacerlo~?

—¡Ugh!

—Acéptalo obedientemente.

El jefe Mukai y yo…

—A decir verdad, no sé si me gusta o no.

En otras palabras, me he sentido algo confundida este último mes. Pero creo que ahora entiendo por qué. Me gusta el Jefe.

Creí que me había sentido sola y triste porque quería trabajar en el café, mas no era así. Simplemente deseaba ver al Jefe.

—… Pero, el Jefe también tiene un amor no correspondido…

Una hermosa y gentil mujer. Me gustaría ser como ella algún día, una mujer maravillosa que es admirada.

—Sin embargo no están saliendo, ¿verdad?

—No, pero su dirección de correo electrónico tenía el nombre de una mujer, además como era un teléfono Gala, ¿no crees que siempre piensa en ella?

—¡Alto ahí! Oto-chan definitivamente es mejor que esa persona.

—Jaja. Gracias.

En ocasiones pienso que Ryoko-chan es asombrosa. No solo es positiva, sino que es proactiva y se preocupa por sus amigas. Por lo general, otras personas no se mostrarían tan apasionadas. Aunque a veces era un poco molesta, me hacía feliz tener una persona así a mi lado.

—¿Por qué no le envías un mensaje? Ponte tu kimono e invítalo a una cita. Si haces eso, deberías parecerle atractiva.

—No estoy segura de que vaya a lucir atractiva, pero le enviaré un mensaje.

—AHORA.

—Sí, señora.

Con Ryoko-chan supervisándome, le envíe un mensaje al Jefe.

«Hola, ha pasado un tiempo. ¿Te gustaría que nos viéramos esta noche?»

Así de simple.

Y presioné el botón de enviar con mis dedos temblorosos.

—¡Bien hecho!

Ryoko-chan me felicitó por mi esfuerzo. Aunque eso me hizo sentir un poco avergonzada.

—Pues bien, Oto-chan, tú ve y ponte tu kimono, mientras yo voy a comprar un dulce especial de wagashi.

—¿De verdad te puedo pedir algo así?

—¡Desde luego!

Tras declarar eso, salió corriendo animadamente. Mientras la veía marcharse, respiré profundamente.

♣♣♣♣

Hoy usaría un kimono que me regaló mi abuela. Estaba hecho con una tela delgada ideal para el clima caluroso. Era de un pálido azul claro con patrones de flores moradas. El obi era de color verde claro. En general tenía un diseño bastante fresco. El conjunto perfecto para principios de verano.

Todas mostramos los patrones de nuestros kimonos y conversamos mientras nos lo poníamos, antes de por fin iniciar con la sesión fotográfica.

Recordé que le había enviado un mensaje al Jefe después de que las actividades del club terminaran. Aun cuando lo envíe estando muy nerviosa, me sorprendieron mis agallas.

Tras revisar la pantalla de mi Smartphone, noté que tenía un mensaje nuevo. Me emocioné al tiempo que mi corazón comenzó a latir rápidamente. Como tenía miedo de leer la respuesta, sin que fuera mi intención, cerré los ojos con fuerza cuando abrí el mensaje.

Sin embargo no podía seguí así para siempre, así que los abrí.

La respuesta del Jefe fue:

«¿A qué hora paso por ti?»

Fue un mensaje igual de simple que el mío.

En cuanto lo vi, sentí un huracán de emociones: alegría, alivia, tensión y muchas más. Cuando miré con cuidado, noté que el Jefe había respondido casi de inmediato. Supongo que lo envió apresurado.

Después de eso, le comenté eso a Ryoko-chan y me dijo que los dulces se encontraban dentro de mi casillero.

Fui por ellos de inmediato.

Los dulces que Ryoko-chan compró eran unos que rara vez se vendían incluso en Nagasaki. Al parecer eran conocidos como “Kangiku”.

Kangiku

Ya que tenía algo de tiempo libre, lo investigué y descubrí que solo una tienda los vendía. Además, solo los hacían siete veces al año. Solo se podía comprar bajo reservación y prácticamente nunca los podías encontrar de venta al público general.

El Kangiku se hacía con una delgada capa de mochi que se dejaba reposar, luego se cocinaba y espolvoreaba con azúcar refinada y jengibre antes de dejarse reposar por más tiempo.

Quedé asombrada al ver el proceso de manufactura en la página web de la tienda.

El mochi solo se preparaba una vez al año durante los meses más fríos del invierno. Luego se dejaba reposar lentamente de uno a dos meses en el clima frío. Después se cocinaba cuidadosamente y se cubría con miel de caña, solo para dejarlo reposar otra vez y repetir ese proceso varias veces. Por último, se dejaba secar por dos semanas. Se trataba de un dulce con un proceso de producción muy largo.

Ryoko-chan me compró un dulce realmente especial.

Lo envolví con cuidado y lo abracé con fuerzas.

Tras motivarme, me dirigí al lugar donde acordé reunirme con el Jefe.

DAILY DAYS NOVELS

DAILY DAYS NOVELS

<< ANTERIOR | Indice | Siguiente >>

Y el premio por ser la jugadora más valiosa va para: ¡Ryoko-chan! Por conseguir que esta pareja de densos den un paso hacia el frente en su relación. Lo mejor de todo es que en el próximo capítulo veremos esa tan especial cita en kimono ;D

2 comentarios sobre “Un cafecito c13

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s