Un cafecito c14

Capítulo 14: Julio ~Cita en kimono~

Le pedí prestado a una sempai un kimono que combinara con mi bolsa. Lo había comprado en un mercado de pulgas el domingo pasado, así que lo traje conmigo. Tenía un encantador patrón tradicional japonés y le cabían los objetos mínimos necesarios como mi Smartphone, cartera y pañuelo.

 Cuando todas se enteraron que tendría una cita, me ayudaron a maquillarme. Por lo general, solo uso una ligera capa de maquillaje, así que me veía más madura que de costumbre cuando me vi en el espejo. Espero que esto no vaya a llamar la atención mientras esté caminando con el Jefe.

Descendí por las interminables escaleras hasta la puerta principal prestando mucha atención para no caerme, luego bajé por la colina pasando la entrada.

El automóvil del Jefe ya se encontraba esperándome un poco más adelante.

Quería apresurarme, pero pensé que no debería excederme pues estaba usando sandalias. Al final me acerqué lenta pero segura al automóvil, cuando llegué, toqué una de las ventanas para llamar la atención del Jefe, el cual me miró con una expresión de sorpresa.

Tuvo una reacción bastante interesante, pero enseguida se recuperó y me hizo un gesto para que entrara.

Tomé mi lugar en el asiento de pasajero, me abroché el cinturón de seguridad y, una vez que estuve lista, el carro comenzó a moverse lentamente.

—¿Por qué estás usando un kimono?…

—Hoy tuvimos una actividad en el club sobre cómo ponerse kimonos y ya que era una oportunidad rara para vestir uno, decidí quedarme así.

—…

El Jefe no mostró interés en el kimono.

¿Quién fue la persona que dijo que los hombres adultos tenían una debilidad hacia las mujeres vistiendo kimonos? Bueno, quizá sea uno de esos casos que depende de la persona que lo vista.

De pronto tuve un deseo de preguntarle si me veía extraña. Pero, ya que tenía el presentimiento de que obtendría como respuesta un simple «Pues», me contuve.

Aun así, me parece muy curioso que cada vez que me encuentro con el Jefe siempre es en una tarde lluviosa. Por esa razón, era muy rara la ocasión cuando nos veíamos en un día soleado.

También me sentía agradecida de que un hombre adulto estuviera dispuesto a aceptar la invitación de una jovencita. Junté mis manos sobre el pecho y le agradecí de todo corazón.

—Entonces, ¿por qué querías verme?

—Ah, sí. Quería que tuviéramos una cita.

El Jefe de repente se congeló cuando escuchó mis palabras. Tuve que recordarle que la luz del semáforo ya había cambiado a verde para que avanzara el automóvil.

Luego de eso, el Jefe se quedó en silencio.

¿Acaso lo hice enfadar?

No, el Jefe era una persona honesta, si ese fuera el caso, me habría rechazado la invitación en el mensaje. Después de todo, la invitación que le envíe solo se podría describir como una cita.

¿Debí haberle dicho que simplemente lo extrañaba? Aunque eso me haría sentir más avergonzada.

Además, no me podía comparar en ningún sentido con el amor del Jefe, la hermosa Oneesan de la editorial. Por eso no me quedaba otra opción más que emplear tácticas ofensivas para avanzar.

—¿Yo te-?

—Sí.

La atmósfera era algo pesada mientras el automóvil se movía con torpeza. Cuando pensé que finalmente hablaría conmigo, me preguntó en voz baja:

—¿Siempre invitas a los hombres así? Las mujeres de ciudad son aterradoras.

—¡De ninguna forma! Es la primera vez que hago algo como esto.

—¿Entonces no estás acostumbrada a esto? Pareces bastante relajada con toda esta situación.

No estoy acostumbrada.

Sinceramente, el Jefe emitía una atmósfera similar a mi hermano mayor, quien tenía la misma edad que él.

—Lo siento, das una impresión similar a la de mi hermano mayor…

—¿Tu hermano mayor?…

—Sí. Solíamos ir juntos a barbacoas y piscinas para jugar.

—¿Iban a piscinas?

—También a la playa.

—¿Sola con tu hermano?

—No, también con mi hermanita y hermanito, nosotros cuatro.

—Aaah, iban todos los hermanos.

De nuevo silencio.

Por fortuna, la atmósfera pesada había desaparecido y disfruté de un tranquilo paseo en carro por las calles de la ciudad de Nagasaki.

♣♣♣♣

El Jefe me llevó a un restaurante de comida china en la cima de una colina. Por lo visto se especializaba en platillos de Champon[1] y Sara Udon[2].

En realidad estoy muy contenta porque nunca los había probado desde que vivo en Nagasaki. En una ocasión invité a mis amigas para comerlo, pero querían llevarme a una cadena comercial que se podía encontrar por todo el país.

¿Por qué comería Champon de una sucursal de Tokio cuando estoy en Nagasaki? No me malinterpreten, el Champon fue delicioso, PERO, estábamos en Nagasaki, así que esperaba comer algo que solo se podía encontrar aquí.

Afirmé eso con mucha intensidad, pero me dijeron que la mayoría de la gente de Nagasaki no va a las tiendas especializadas a comer, prefieren preparar eso en casa, lo más doloroso fue el tono cansado en cómo lo dijeron. Por lo visto, la mayoría de los ingredientes para hacerlos se venden en los supermercados.

Pese a eso, de verdad deseaba probar el auténtico Champon en lugar de prepararlo yo misma.

—Qué bien, en verdad quería comer el auténtico Champon al menos una vez.

—Ya veo.

El Jefe respondió con mucha tranquilidad.

El edificio era bastante antiguo, al parecer ya tenía mucho tiempo pues había comenzado a operar desde la era Meiji.

Supongo que se trataba de un restaurante exclusivo.

El lugar se encontraba bastante ajetreado por la noche y ya podías ver a unas cuantas personas haciendo fila frente a él para entrar.

Al cabo de un rato, un mesero nos guío a nuestra mesa. Eché un vistazo al menú mientras me preguntaba que podía pedir.

Debería optar por el Champon clásico, aunque el Sara Udon también era un difícil contrincante. Además había dos tipos de Sara Udon, el primero eran fideos delgados y crujientes y el segundo eran fideos más gruesos como los que encontrabas en el yakisoba. Ambos se veían deliciosos.

Al final ordené un Champon. El Jefe eligió un platillo de Sara Udon con fideos gruesos.

Mientras esperábamos, disfruté de la vista nocturna desde la ventana. Se podían apreciar el puerto, el mar y las montañas. También podías ver el hermoso relieve de la ciudad con todas sus luces iluminadas.

—Es hermoso, ¿no es así? —dije con un suspiro.

—… Sí, lo es.

El Jefe no estaba mirando por la ventana, ¿realmente piensa eso? Supongo que solo respondió de manera involuntaria.

—¿Vienes frecuentemente a este restaurante?

—No, es la primera vez que vengo.

—Oh, ya veo.

Tiene sentido, incluso mi amiga dijo que las personas en Nagasaki no salen a comer Champon con frecuencia.

Mientras charlábamos, el Champon fue servido.

Se trataba de un platillo sustancial con muchos vegetales y mariscos sobre los fideos.

Luego de agradecer por la comida, tomé la cuchara para probar un poco del caldo.

La sopa turbia era bastante ligera, contraria a su apariencia opaca. ¿El caldo será de cerdo o pollo? El sabor de los mariscos y los vegetales también combinaban muy bien. Como ingredientes podías encontrar: brotes de col, medusa, chikuwa[3], cerdo, camarón, calamar, ostras y un kamaboko[4] de un inusual color rosa y amarrillo verdoso. Los fideos del ramen hechos para la sopa tenían una textura chiclosa y suave. Toda una exquisitez.

Champon

Mientras estaba absorta comiéndolos, me sorprendió ver al Jefe poniéndole salsa a su Sara Udon.

—¿Le estás poniendo salsa, Jefe?

—Sí.

—Eeeeh….

—¿Crees que es algo raro?

—Ejeje.

Sonreí para restarle importancia. Siendo franca, ¡creo que es muy extraño ponerle salsas al udon!

—En Nagasaki, los fideos de udon frito se sirven con salsa.

—Adquiere un buen sabor con la salsa, ¿verdad~?

—Por tu expresión, no me crees, ¿no es así?

—No, por qué lo dices.

No, en realidad, tengo mis reservas. Después de todo, hablamos de udon frito con salsa…

El Jefe puso un poco sobre un plato pequeño y me los ofreció.

—Cómelo y júzgalo por ti misma.

—Vaya, gracias.

¡Quién lo diría, también podré comer Sara Udon!

Lo recibí desbordando gratitud por todos lados.

Primero, lo probaré solo.

—Qué delicia.

Pero el sabor era diferente al que había imaginado. ¿Debía tener un sabor leve o le faltaba sal? Si lo comparabas a su apariencia, sabía bastante moderado.

Sara Udon

Me pregunto si los fideos gruesos serán los mismos que usan para el Champon. En la superficie estaba tostados y salados, mientras que su interior era blando con una textura chiclosa. Supongo que los fideos gruesos se encontraban dentro de la minoría de los platillos de Sara Udon. Aunque personalmente son de mis favoritos.

Tras armarme de valor, le puse salsa.

—¡Ah, esto es!

Sería grosero decir que antes no sabía bien, pero sentí que la salsa definitivamente acentuaba más el sabor y volvía todo el platillo más completo.

—¡No creí que el Sara Udon sabría tan bien con salsa!

—Exacto.

Fue un descubrimiento inesperado.

Luego de quedar muy satisfecha con el Champon y el Sara Udon, nos trajeron un pudin de mango. Por lo visto, era parte del servicio del restaurante. Aun cuando estaba llena, contaba con un estomago diferente para los postres, así que lo devoré enseguida.

El restaurante seguía atestado, así que decidimos marcharnos de inmediato sin permanecer tiempo de sobra allí.

Cuando llegó la hora de pagar la cuenta, una vez más me enfrasqué en una pelea con el Jefe. Luché en vano, pues al final él volvió a pagar por todo.

El reloj marcaba las 9:30 p.m. Pensé que sería un poco triste despedirnos en ese momento, así que fuimos a un café cercano y tomamos una taza de café antes de que el Jefe me llevara a casa.

—Muchas gracias por el día de hoy, Jefe. Fue muy divertido.

—Me alegro.

Pensé que sería difícil tener una cita en kimono, pero gracias a que viajamos en automóvil todo salió sin problemas. Sentía un poco incómodo el obi porque comí demasiado, pero fue divertido.

Salí del auto y me giré para despedirme del Jefe, fue entonces que vi que él también había salido del carro y ya se estaba acercando a mí. Llevaba un paquete envuelto en su mano.

—Olvidaste algo.

—¡Ah!

Eran los dulces especiales que Ryoko-chan había comprado por mí. Lo dejé en el asiento trasero y me olvidé por completo de ellos. Perdón, Ryoko-chan.

—Son un regalo para ti.

—En serio.

—Sí, por lo visto se trata de un dulce muy inusual de Nagasaki. Mi amiga lo compró por mí. Si no es mucha molestia, por favor acéptalo.

—Entiendo. Gracias.

Me sentí aliviada cuando los aceptó.

—Pues bien.

—Sí.

Esta vez sí fue una despedida real.

—Nos vemos en la próxima tarde lluviosa.

—Qué descanses.

—Sí.

Le di una reverencia en mi kimono mientras me despedía del Jefe.

DAILY DAYS NOVELS

DAILY DAYS NOVELS

<< ANTERIOR | Indice | Siguiente >>

[1] N. de la T. El Champon es un plato similar a una sopa de fideos originario de la ciudad de Nagasaki. Tiene influencias parciales de la cocina china debido a que el inventor es el propietario del restaurante chino conocido como Shikairo.

[2] N. de la T. El sara udon es una receta originaria de la prefectura de Nagasaki, en Japón. Consiste en una base de fideos cubiertos de repollo frito, brotes de judía y otras verduras, así como calamar, gamba, cerdo, kamaboko, etcétera.

[3] N. de la T. El chikuwa es un producto alimentario japonés con forma de tubo elaborado con surimi de pescado, sal, azúcar, almidón y clara de huevo. Tras mezclarlos bien, se envuelve con ellos un palo de bambú o metal y se cuecen al vapor o en caldo

[4] N. de la T. Kamaboko, en japonés es un producto obtenido al procesar pescado. Su nombre significa pastel de pescado.


Oto-chan dándole esperanzas al Jefe cuando le dijo que era una cita, solo para después hundirlo con la frase «te pareces a mi hermano». Y esperen, falta la típica densidad de la protagonista cuando el Jefe dice que ella es hermosa, ¡pero Oto-chan cree que no está prestando atención a su conversación porque ni siquiera esta mirando por la ventana sino a ella! Muchacha, te dijo hermosa a la cara, capta.

Creo que en su próxima cita necesita ir la amiga con ellos para que le diga a Oto-chan que está pasando realmente xD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s