Un cafecito c30

Capítulo 30: Enero ~¡Bienvenidos al café «Lluvia vespertina»!~

Nanase-san llamó claramente al Jefe como «Shinonome-sensei».

—Lo siento, sensei, creí que estaba solo…

—Fui muy descuidado.

—Hidaka-san es pequeña, por eso si se oculta detrás de sensei, no se vería para nada.

Seguir leyendo «Un cafecito c30»

Un cafecito c29

Capítulo 29: Enero ~Kinsenpan, un mochi que no es mochi~

—Eh, ¿eso es todo?

Komada-san me miró con una expresión sorprendida.

Había pasado un mes desde que comencé a salir con el Jefe. Cuando me preguntó qué habíamos hecho, dije que fuimos al gran templo Inari de Saga y recibí una expresión incrédula en respuesta.

Me sentía un poco avergonzada, pero a veces nos tomábamos de la mano. Cuando comenté eso, Komada-san contestó «¿Eso es todo?».

Seguir leyendo «Un cafecito c29»

Un cafecito c28

Capítulo 28: Diciembre ~Confesión~

¡Finalmente lo dije!

Mi corazón estaba latiendo imposiblemente rápido.

No solo sentía el rostro ruborizado, sino que todo mi cuerpo ardía con vergüenza. Me gustaría cavar un hoyo ahora mismo y ocultarme ahí.

Seguir leyendo «Un cafecito c28»

Un cafecito c27

Capítulo 27: Diciembre ~Taruto, ¿una probada de Nagasaki?~

Hoy estaba lloviendo.

El café “Lluvia vespertina” abrió tranquilamente sus puertas en la colina Dutch, donde pocas personas pasaban.

Los clientes del día eran la pareja Yamashita, quienes frecuentaban el café. Se trataba de una pareja traviesa en sus setenta que afirmaba visitar el café en las noches lluviosas para disfrutar de la vida nocturna.

Seguir leyendo «Un cafecito c27»

Un cafecito c26

Capítulo 26: Noviembre ~¿Cuánto tiempo le lleva a una carpa subir por una cascada?~

La temporada cambió y nos encontrábamos en invierno.

Rara vez nevaba en Nagasaki, pero era más frío que Tokio. ¿Será porque se encontraba a un costado del mar de Japón?

Tampoco llovía tanto como esperaba. Si bien estaba nublado, la lluvia que tanto ansiaba, nunca cayó.

Seguir leyendo «Un cafecito c26»

Un cafecito c25

Capítulo 25: Octubre ~ El corazón de una doncella, cielo de otoño y el café «Las islas Goto»~

¡El Festival Cultural finalmente llegó!

El día anterior, comí bien y dormí como tronco, así que me desperté llena de energía.

Durante la mañana del primer día, venderíamos vegetales y bienes procesados de granjeros locales. Por la tarde, estaría en el café “Las islas Goto” como parte de un evento del club de kimono.

Tenía una agenda bastante ajetreada.

Seguir leyendo «Un cafecito c25»

Un cafecito c24

Capítulo 24: Octubre ~ El otoño es la temporada para tener un buen apetito~

Justo antes de la una de la mañana, mientras frotaba mis ojos somnolientos, hice un último chequeo en mi espejo de cuerpo entero junto a la puerta principal.

Se trataba de un paseo especial, pero ya que solo iríamos a un mercado por la mañana, pensé que sería excesivo arreglarme mucho. Por esa razón, mi atuendo solo consistía de una sudadera, vaqueros y zapatillas; ropa con la que fuera fácil moverse.

Seguir leyendo «Un cafecito c24»

Un cafecito c23

Capítulo 23: Octubre ~ El inexplicable sabor del pomelo encurtido~

Faltaban dos días para el Festival Cultural.

Al final del día, los preparativos estaban casi completos. Bajo el pretexto de invitar al Jefe al Festival Cultural, Ryoko-chan y yo fuimos juntas al café “Lluvia vespertina”. Bajamos por la cuesta Dutch iluminada bajo el ocaso, mientras charlábamos entre nosotras.

Seguir leyendo «Un cafecito c23»

Un cafecito c22

Capítulo 22: Octubre ~ El Rey Demonio y los dulces~

Los días transcurrieron sin percances y sin darnos cuenta ya había llegado Octubre.

Mientras estaba ocupada preparándome para el Festival Cultural y entregando reportes, el trabajo en el café “Lluvia vespertina” se convirtió en un momento de relajación.

Seguir leyendo «Un cafecito c22»

Un cafecito c21

Capítulo 21: Septiembre ~Una herbívora que desea sobrevivir en la Sabana y Kurokoshi~

De manera inesperada comenzó a llover el día de hoy. Estuve muy feliz por ser capaz de ver al Jefe en el Glover Garden ayer, pero ahora podré verlo dos días seguidos.

Cuando lo llamé, dijo que me recogería cerca de la Universidad.

Mi última lectura fue a las cinco de la tarde, todavía tenía mucho tiempo libre antes de la hora que acordamos vernos, así que organicé mi mochila.

Seguir leyendo «Un cafecito c21»