Un cafecito c18

Capítulo 18: Agosto -¡Vayamos a Oshima!-

Hoy nos encontraríamos en la estación de Nagasaki a las 8:00 am.

La primera en llegar fue Ryoko-chan. Como iríamos de campamento, se encontraba muy bien equipada con una blusa de manga largas, pantalones gruesos y zapatos de tenis. Mi mente se dividía en dos opciones sobre qué ponerme, pero ya que temía las mordidas de insectos, al final vine con el mismo estilo de ropa que ella. La otra opción era un lindo vestido.

—Buenos días, Ryoko-chan.

—Buenos días.

Me pregunto dónde habrá comprado Ryoko-chan ese sombrero de paja que está usando. El mío era uno que traje de mi casa en Tokio, aunque me sorprende que las chicas universitarias normales no cuenten con al menos uno de este tipo.

—Oto-chan tienes buen gusto en kimonos y eres buena cocinando platillos aburridos, no cabe duda de que eres una criatura misteriosa, ¿no es así?

—La mayoría de mi guardarropa son obsequios de mi abuela, en cuanto a la comida aburrida, no puedo decir nada al respecto.

Cuando llevé mi propio almuerzo a un evento para admirar los árboles de cerezo en la universidad, se burlaron de mí cuando saqué cuatro platillos diferentes: karaage, pescado frito, jengibre cocido y macarela seca. Todo parecía algo que mi madre hubiera hecho, mientras que la comida de las otras chicas era muy colorida.

—Aun así, creo que tu comida fue la más deliciosa.

—Gracias.

Mis dos padres trabajan, así que mi abuela se encargaba de cocinar. Mientras la ayudaba, aprendí naturalmente. Además, como estaba estudiando para ser una nutricionista, era imposible separar la cocina de mi vida.

Entretanto conversaba con Ryoko-chan. Iida-san arribó. Corrió hacia nosotras con una gran cantidad de equipaje.

Eché un vistazo al reloj y eran las ocho en punto.

Era la primera vez que veía a Iida-san en otro atuendo que no fuera un traje de negocios, llevaba una gorra negra, vaqueros, una sudadera y playera holgadas para moverse fácilmente. Por lo general lucía de unos treinta años, pero, por alguna razón, usando ropa casual, se veía más o menos de la edad del Jefe.

—Lamento llegar tarde.

—Está bien~, llegas a tiempo.

—Menos mal.

Siendo incapaz de frenar su curiosidad, Ryoko-chan preguntó sobre su gran cantidad de equipaje. Llevaba un estuche largo y estrecho en el hombro, al parecer ahí guardaba su equipo de pesca.

—La hielera tiene carne, mientras que la mochila una olla y una arrocera.

Por lo visto preparó muchas cosas para comer barbacoa y curri en el campamento.

Por cierto, yo estaba a cargo del arroz y el curri roux, Ryoko-chan se encargaría de los vegetales.

Mientras charlábamos sobre esto, el Jefe me contactó por teléfono para decirnos que ya había llegado a la estación. Los tres nos movimos al punto de reunión acordado.

—Ah~, buenos días, Mukai-san.

Iida-san saludó al Jefe, quien nos estaba esperando frente al automóvil.

El Jefe vestía una playera de manga larga, un chaleco delgado y pantalones tipo chino de algodón, ideales para un campamento. Extrañamente, hoy llevaba puesto unos anteojos de marco negro.

Al verlo, Ryoko-chan le preguntó.

—¿Esos anteojos son de adorno?

—Son anteojos reales con graduación.

—Eh. De verdad.

Aparentemente decidió usarlos porque conduciría una larga distancia.

Terminamos la conversación y subimos nuestras cosas al auto del Jefe. Luego, cuando traté de sentarme en el asiento trasero, Ryoko-chan se interpuso.

—¡Oto-chan, ve al frente!

—Eh, pero…

—Iida-san, ¿te gustaría sentarte junto al Jefe?

—Sin comentarios.

—¡Ahí lo tienes!

Tras ser empujada violentamente hasta el asiento del copiloto, saludé al Jefe, quien nos estaba mirando con una expresión de confusión, aproveché para agradecerle por adelantado.

Con un despejado cielo azul a la distancia, el automóvil comenzó a moverse.

Eran unas dos horas en automóvil hasta Oshima. El viaje fue ameno gracias a que Iida-san hablaba sobre temas interesantes. Aunque el Jefe mantuvo su expresión arisca todo el tiempo.

Arribamos a Oshima justo después de las 10:00 am.

Decidimos ir directamente al lugar donde acamparíamos para preparar el almuerzo.

El campamento se encontraba sobre una pradera que se extendía a lo lejos. Se trataba de un lugar sencillo con sitios para cocinar, suministro de agua potable y lugares techados donde comer.

Iida-san estaba a cargo de traer la comida, el Jefe de la barbacoa mientras que Ryoko-chan y yo haríamos el curri.

—Por favor, usen esta carne.

Tras examinar la carne que nos entregó, Ryoko-chan emitió un pequeño gritito de asombro. Sobre el empaque, escrito en letra dorada, se podía leer «Saga Beef». Por lo visto, Iida-san compró carne de res de una marca de lujo japonesa en la prefectura vecina.

—Aaaah~ Estoy feliz, pero también nerviosa.

—Sin duda. Si la cocinamos mal, sería un desperdicio.

Ryoko-chan y yo miramos el paquete de carne con tensión.

—Oto-chan, esforcémonos al máximo.

—¡Cla-claro!

No había tiempo que perder, así que comenzamos a cocinar de inmediato. Dejé que Ryoko-chan preparara la carne. Dicen que si la marinas con cebolla, se volverá más suave.

Ryoko-chan no pudo parar de llorar mientras le ponía cebolla a la carne. Entretanto, yo corté los vegetales que ella trajo.

Por lo visto, tenía en mente preparar un curri de vegetales muy veraniego, pues había una gran variedad de colores, teníamos: berenjenas, calabacín, tomate, paprika, calabaza y zanahorias.

Todos los corté en pedazos pequeños, luego vertí aceite de oliva sobre la olla y lo puse a calentar sobre la parrilla donde Iida-san encendió el fuego. 

Primero, freí los tubérculos que eran duros hasta que estuvieron ligeramente cocidos, después añadí el resto de los vegetales. Una vez que estaban suaves, agregué los condimentos, agua y consomé antes de que hirviera.

Fue entonces que añadí la carne de Saga que Ryoko-chan se había esforzado en preparar. Cociné todo a fuego lento hasta que estuvo muy bien cocido, luego agregué el curri roux y lo dejé cocinando un poco más.

Al mover el interior de la olla, un olor delicioso salió y escuché como mi estómago rugía.

Miré al reloj, eran las doce en punto.

¡El curri estaba listo! Al parecer el arroz que Iida-san estaba haciendo, también ya había quedado.

Armamos un toldo cuadrado para que nos diera sombra y las preparaciones para la barbacoa fueron terminadas.

No había mesas, pero teníamos sillas desplegables para todos.

Teníamos brochetas de carne y vegetales rostizándose junto al fuego. Mientras que la olla con el curri la colocamos sobre la hielera con una tabla de madera como base entre ambas.

Nos servimos tanto curri como quisiéramos sobre el arroz que Iida-san nos entregó. De bebida teníamos jugo fresco que había estado en la hielera que el Jefe trajo. Le había ofrecido cerveza a Iida-san, pero éste la rechazó.

—Puedes beber si quieres.

—Gracias, pero iré a pescar luego de almorzar —respondió Iida-san mientras recibía un jugo de frutas de Ryoko-chan.

De esa forma, la comida estaba servida.

Colocamos los platos de curri sobre nuestras rodillas y juntamos las manos para agradecer por la comida. Luego de ver que todos comenzaran a comer, yo también tomé una cucharada de arroz con curri.

Arroz con curri

¡Delicioso!

La fragancia que expedía me hacía sentir un hormigueo, además de que resaltaba la acidez y dulzura moderada de los vegetales, los cuales eran suaves y se desmoronaban en mi boca. La carne también estaba exquisita, y esto solo hizo que fuera aún más feliz. El arroz tenía la consistencia perfecta para el curri roux. Tampoco podíamos olvidar que las partes doradas del arroz estaban deliciosamente crujientes.

Todos comieron en silencio sin hacer comentarios sobre el sabor. Quizá se debía a que estábamos un poco cansados por el viaje y cocinar.

Cuando acabó de comer, Iida-san elogió mi curri. Valió la pena hacerlo. Esperaba escuchar un comentario del Jefe, pero solo desvió la mirada.

Ahora seguían las brochetas.

El Jefe sirvió las brochetas de vegetales y carne en un plato donde fuera fácil tomarlos. También les agregó salsa.

Brochetas

Estos también estaban exquisitos.

La carne se había cocido hasta quedar crujiente en la superficie y, al morderla, los jugos de la misma salieron.

—Oh, está deliciosa. Realmente exquisita. Valió la pena el esfuerzo.

—¡Iida-san, muchísimas gracias!

Le di una profunda reverencia y le agradecí inconscientemente.

Luego de comer, nos dividimos.

Iida-san y Ryoko-chan fueron a pescar. Mientras que el Jefe y yo iríamos al mirador.

El Jefe miró con entusiasmo y mucha intensidad el acantilado mientras tomaba fotografías. Nunca pensé que traería su cámara con él. Yo opté por mirar el mar en lugar de los acantilados.

Hoy el mar estaba sereno, sin ninguna ola, resplandecía con mucha luz bajo el sol.

Se trataba de una escena que mantendría en mi mente por mucho tiempo. Me sorprendí al escuchar el ruido de un clic y de una fotografía siendo tomada junto a mí, incluso di un pequeño saltito. Cuando me giré, vi al Jefe apuntando su cámara en mi dirección.

—¡Ah, no me digas que estaba haciendo una cara rara!

—…Sí, por eso tomé la fotografía.

—No~

Le pedí que la borrara, pero me dijo que no podía hacerlo porque se trataba de una cámara de rollo.

Creí que se encontraba totalmente inmerso en los acantilados, así que tenía la guardia abajo.

Estaba impaciente por saber cómo saldría, pero el Jefe se rió inusualmente feliz. Supongo que no tengo problemas con eso entonces.

De esa forma, este placentero día de verano pasó.

DAILY DAYS NOVELS

DAILY DAYS NOVELS

<< ANTERIOR | Indice | Siguiente >>

Como cuando estás tan enamorado que inconscientemente le tomas una foto a la chica que amas mientras está distraída contemplando el paisaje. Algo me dice que esa foto irá directamente a su fondo de pantalla y también habrá una versión impresa junto a su mesa de noche. ¡Ya bésense!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s