Un cafecito c17

Capítulo 17: Agosto -El kanzarashi es refrescante, no es así?-

Hasta que arribamos al café “Lluvia vespertina, me di cuenta que no tenía mi ropa de trabajo el día de hoy.

Cuando estaba en la universidad, la mantenía guardada en mi casillero para cambiarme en caso de que lloviera. Sin embargo, hoy vine directamente de mi otro trabajo, así que mi atuendo era sencillo.

Aunque llevo puesto una falda larga plisada, supongo que estaré bien, ¿no?

Me coloqué el delantal mientras pensaba sobre eso. Cuando me vi al espejo de cuerpo entero, no parecía una mesera de una cafetería. Le pregunté al Jefe, pero dijo que así estaba bien. No podía dejar de pensar que me veía idéntica a un ama de casa, pero al final me resigné.

Tras decidir el menú del día, abrimos las puertas del café “Lluvia vespertina”.

Al mirar por la ventana, noté que la lluvia había empeorado.

Poco después de abrir, entró el primer cliente de hoy.

—Bienvenidos… Ah, buenas noches.

—Hola. Ha pasado un tiempo.

—Está lloviendo bastante fuerte, ¿verdad?

—Sí, mucho. También había neblina.

El cliente era uno de nuestros regulares, Iida-san, el ejecutivo de banco. Solo llevaba un paraguas desplegable y sus hombros estaban mojados, así que le presté una toalla de la tienda.

Mientras lo guiaba a su asiento, escuché que alguien más llegó. Por eso, tras presentarle el menú a Iida-san, corrí de regreso para recibir al nuevo cliente.

—Bienvenidos~ Oh, Ryoko-chan.

—Tuve un día pésimo…

—Lo lamento.

El segundo cliente fue Ryoko-chan, quién recién había terminado de trabajar. Al parecer la lluvia la tomó por sorpresa mientras regresaba a la universidad para recoger unas cosas que había olvidado. También tenía un paraguas desplegable, pero estaba lloviendo tan fuerte que no le sirvió de mucho.

Ryoko-chan se quitó su sudadera empapada, quedándose solo con una playera puesta.

—Al menos tu playera no se mojó.

—Siempre encuentras lo positivo en todo.

Le entregué una toalla y la guíe hasta su asiento.

—Um~, el menú del día es matcha y… ¿Kanzarashi? ¿Qué es eso?

Por lo visto el bocadillo del día ni siquiera lo conocía una local de Nagasaki como Ryoko-chan. El Jefe me dijo que Kanzarashi era un famoso postre de la ciudad de Shimabara al sureste de la prefectura de Nagasaki.

—¿Es como el soba Kanzarashi[1]?

—No. Este es dulce.

—Oh~, qué interesante.

Sobra decir que Iida-san, siendo originario de Tokio, tampoco sabía que eran.

El soba Kanzarashi es un platillo donde el trigo negro se deja afuera durante las noches frías de invierno, después se deja secando bajo el sol. Tarda alrededor de dos meses en completarse el proceso, ya que utiliza un proceso natural de criodesecación. Posee un aroma muy rico y la soba hecha bajo ese proceso se come en días especiales. Es algo típico de la prefectura de Nagano y cuando oí al respecto se me antojó. Estoy determinada a encontrar un lugar donde lo vendan más tarde.

—Dejando eso de lado, Hidaka-san te ves algo diferente el día de hoy~

—Pido una disculpa por mi apariencia, esa lluvia repentina provocó que terminará así…

—No, no lo dije con malas intenciones. Pareces una esposa joven.

—Muchas gracias.

Recientemente se han referido mucho a mí como “Señora”, ¡por eso me hace feliz que digan que me veo como una esposa joven! Sin embargo, Ryoko-chan se molestó y lo reprendió porque no debería decirle a una estudiante que parecía una esposa.

Como de costumbre es implacable con los hombres adultos. Menos mal que Iida-san no le dio importancia.

Aunque me la estaba pasando bien, no tenía tiempo de presenciar su discusión. Regresé a la cocina y preparé el matcha. Por otro lado, el Jefe hizo Kanzarashi para dos personas. Sacó unos pequeños dangos blancos y los sumergió en agua fría de manantial de Shimabara, también conocida como la Ciudad abundante en agua de manantial. Se trataba de un postre tradicional que fue introducido desde China hace más de cien años que se endulzaba con una mezcla especial de miel y azúcar granulada conocida como kizara. Durante los días muy fríos, el arroz glutinoso, usado en su elaboración, se dejaba remojando en agua, de ahí que se le conozca como “Kanzarashi”.

Hoy en día es popular como un postre frío de verano y hay muchos restaurantes que solo lo sirven durante esa temporada.

Por lo visto, el Jefe consiguió agua de manantial de Shimabara para preparar el dango blanco. La mezcla especial de miel y la pasta de judías rojas también las hizo a mano.

Cierto, no tenía tiempo para distraerme, todavía no hacía el matcha.

Al mismo tiempo que preparaba un matcha ligero, el Jefe terminó el Kanzarashi. La apariencia del dango blanco flotando sobre una miel clara era muy genial. La pasta de judías rojas al centro también le otorgaba un toque hermoso.

Tras colocar las tazas de matcha, el Kanzarashi y una cuchara de madera sobre una bandeja laqueada, llevé todo sobre el carrito de servicio hasta las mesas.

Iida-san y Ryoko-chan miraron el Kanzarashi que les entregué con sorpresa.

Kanzarashi y té matcha

—¡Creí que sería algo seco!

—Yo también.

¡No será seco, pero sí está frío!

Todavía no lo he probado, así que tengo curiosidad sobre su sabor. Decidí obsérvalos mientras comían para descubrirlo.

—¡Ah, delicioso!

—Tiene un sabor elegante, ¿no te parece?

La miel fría, el dango blanco y la pasta de judías rojas cuidadosamente cocinada parecían haber formado la combinación perfecta. La dulzura era moderada y la textura suave del dango mientras bajaba por tu garganta era maravillosa.

Ambos se lo acabaron en un santiamén.

—Vaya, el postre de hoy estuvo muy exquisito.

—Muchísimas gracias. Se lo diré al Jefe.

Iida-san dijo que lo comería en definitiva si alguna vez iba a Shimabara. Tal parece que visitaba varias regiones debido a su puesto de trabajo.

—Por cierto, Iida-san, te ves un poco bronceado.

—Lo notaste. Me gustaría decir que fue por cuestiones de trabajo, pero la verdad es que he estado saliendo a pescar.

Aparentemente había estado rentando un automóvil para salir a pescar en sus días libres.

—El mar de Nagasaki es grandioso, ¿verdad~? Ahora mismo es temporada del pez chopa y la macarela japonesa. También hay lugares donde puedes atrapar peces espada.

—Qué bien~, pescado fresco.

—Sí. Es delicioso sin importar su presentación, ya sea crudo o a las brasas. Mañana iré a Oshima.

—¡¿A Oshima?! —gritó Ryoko-chan tras oír ese nombre.

Por lo visto, allí había una playa famosa.

—¡Quiero ir a la playa!

—En ese caso, ¿te gustaría acompañarme?

—¡Si vamos solo nosotros dos, no!

—Jajaja. Entonces, ¿qué tal si invitamos a Hidaka-san y al Jefe?

—Mañana es mi día de descanso de mi otro trabajo y me encantaría ir, pero no puedo hablar por el Jefe.

El mar y el Jefe. Siento que no encajan en lo absoluto. Tengo la impresión de que es una persona de interiores, si de pronto recibiera una invitación para salir mañana, siento que podría no aceptarla.

—Nah, tengo la impresión de que el Jefe irá si le decimos que Oto-chan nos acompañará.

—¿Eso crees?

Por el momento, le pedí al Jefe que viniera para discutirlo con él.

Cuando llegó, miró al par animado de Iida-san y Ryoko-chan con los ojos entrecerrados. Supongo que hoy tampoco estaba usando sus lentes de contacto.

Al preguntarle si le gustaría ir a Oshima para disfrutar de un día de playa, oí una respuesta impactante.

—Escuché que luego del festival Bon, salen medusas en esa zona.

—¡Eh, no puede ser!

Ryoko-chan estaba en shock. Por lo visto no sabía sobre las medusas. No había estado en una playa desde hace unos diez años. Por eso el Jefe hizo hincapié en que no recomendaba que nadáramos.

Me agradaba la idea, así que yo también me decepcioné un poco. No obstante, Iida-san nos dio otra opción.

—En ese caso, ¿qué les parece si hacemos una barbacoa en uno de los lugares para acampar o preparamos curri? También hay otras atracciones, dicen que puedes ver esplendidos acantilados que han aparecido en dramas de suspenso desde una plataforma de observación.

—¿Acantilados como los que ves en dramas de suspenso? —comentó de súbito el Jefe ante la mención de los acantilados.

Ya que no se oponía a la idea de la barbacoa o el curry, Ryoko-chan no añadió más a la conversación.

—¿Cuándo tienen planeado ir?

—Mañana.

A pesar de ser un plan muy apresurado, el Jefe sacó una libreta de su bolsillo y revisó su agenda. Tras un breve silencio, dijo de un modo orgulloso.

—Iré.

—¡Entonces está decidido!

Oshima es una isla cerca de la península de Nishisonogi al centro de la prefectura de Nagasaki y se podía acceder a ella en automóvil usando un puente, así que mañana iremos todos en el auto del Jefe.

Estoy emocionada por este viaje.

Mientras esperaba ansiosa que llegara el día de mañana, decidí que me esforzaría en el trabajo.

DAILY DAYS NOVELS

DAILY DAYS NOVELS

<< ANTERIOR | Indice | Siguiente >>

[1] N. de la T. Kanzarashi: son pequeñas pelotas hechas de harina shiratama que se dejan enfriar en agua fría de manantial de Shimabara y luego son endulzadas con miel o azúcar.


Wow, qué rápido llegamos a las citas dobles. Estuvimos a punto de tener fan service pero las medusas dijeron que no, ni modo, qué se le va a hacer, el Jefe se perderá de ver a Oto-chan en traje de baño y viceversa.

2 comentarios sobre “Un cafecito c17

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s