Reika-sama c200

Capítulo 200

A fin de evitar ser vistas por alguien de Suiran, acordamos encontrarnos una estación antes de su casa, en un pequeño café poco concurrido al que nadie visitaría.

Solo estoy siendo extra precavida, ¿entienden?

Cuando abrí la puerta, sonó una campanilla y entré al café con un diseño interior retro.

Wakaba-chan estaba leyendo un libro de texto en una mesa cerca del final de la tienda.

Ya veo. ¡Así que los chicos listos usan este tiempo también para estudiar!

—Perdón, ¿te hice esperar?

—No, en lo absoluto. En realidad creí que tardarías un poco más —sonrió y cerró su libro.

En un día como este, por lo general habría ido al salón y luego al club de manualidades, pero les dije a todos que me sentía mal. Mientras me marchaba, Kaburagi parecía como si quisiera hablar conmigo sobre algo con urgencia, pero me asusté y prácticamente me fui corriendo hasta mi automóvil.

Gracias a Dios que no me detuvo…

Ya que este lugar no servía chocolate caliente, pedí un té con leche en su lugar. Wakaba-chan bebía un café caliente. Qué madura.

—Yo estoy muy sorprendida de que estuvieras aquí tan pronto, Takamichi-san. ¿No tuviste trabajo en el Consejo Estudiantil el día de hoy?

—Sí tenía, pero les dije que debía encargarme de unos asuntos familiares, así que me dejaron marchar.

—Entiendo…

Mi compañero Distractor también me preguntó qué había pasado en su facultad como Presidente del Consejo Estudiantil. Todo lo que pude decirle, fue que escuché a una persona mientras regresaba de la enfermería, recogí el rotulador y descubrí el grafiti.

¿Me habrá creído?

Los otros integrantes del Consejo Estudiantil parecían sospechar de mí.

—En todo caso, sobre el incidente de hoy…

—Sí. Debe haber sido difícil para ti, Kisshouin-san. ¿No tuviste problemas después de eso? Seguramente te sentiste muy mal.

Lo primero que dijo fueron palabras de aliento.

—Ah… Entonces realmente crees que yo no lo hice…

—¡Por supuesto que sí! —dijo asintiendo.

Su expresión indicaba que eso ni siquiera era una pregunta. Ni siquiera lo había duda un segundo.

—¿Por qué estás tan segura de eso? Soy consciente de que yo era la persona más sospechosa de ahí. Pensaría que un poco de duda sería normal…

—¿Eeh? Creo que se debe a que siempre te he considerado como mi mejor aliada.

—¡¿?!

¡¿Qué carajos?!

¡Aaaah, no sabes lo feliz que me hace escuchar eso, Wakaba-chan! ¡¿Eso es lo que piensas de mí?!

Pero…

—¿En qué te basas? ¿Qué pasaría si Tsuruhana-san estuviera en lo cierto y en realidad te odiara en secreto? —pregunté algo contrariada.

Después de todo, había ese tipo de personas en el mundo.

Sé qué clase de persona era Wakaba-chan, pero ella no me conocía de la misma manera. Sin duda no lo suficiente para estar segura que tenía buenas intenciones, ¿cierto?

—De ninguna forma —dijo riendo—. También me has estado ayudando en secreto, ¿no es así?

No entiendo cómo puede sonreír con tanta confianza sobre eso. Me siento algo confundida.

—No recuerdo haber hecho nada de ese tipo.

—Eh, ¿lo dices en serio?

—Por supuesto.

Se cruzó de brazos y canturreó.

—Bueno, si quiere mantenerlo tanto en secreto, quizá no debería decir nada, ¿verdad?… Aaah, pero ¿realmente se supone que sea un secreto?… Después de todo, no era ningún enigma descubrir quién lo había hecho, ¿o sí?… —murmuró.

—¿Takamichi-san?

—Aah~ Umm… Kisshouin-san, hace un tiempo tú, eh, escribiste una carta sobre qué cosas debería tener cuidado en Suiran, ¿no es así?

—¡¿Eh?!

¡¿Cómo es posible?! ¡¿Por qué sabe que fui yo?!

—Oh… Tomando en cuenta tu expresión, entonces ¿realmente tratabas de ocultarlo?

Wakaba-chan me sonrió un poco impotente.

—¿Eh? ¡¿Eh?! ¡¿CÓMO?!

Y eso que me esforcé tanto para que fuera anónimo. ¡¿Cómo carajos se dio cuenta que fui yo?!

—¡¿Desde hace cuánto lo sabes?!

—Pues… Desde el comienzo.

—¡¿Desde el comienzo?!

—Sí.

¡¿EEEEEEH?!

—Si mirabas el interior del sobre bajo la luz se podía ver una versión en miniatura del escudo de los Kisshouin. Así que, pues sí, desde la primera vez que lo abrí, supe que tú la habías escrito.

 —¡¿EEEH?!

¡¿PERO QUÉ MIERDA?! ¡POR QUÉ NADIE ME DIJO NADA!

Es cierto que usé la papelería de la familia ya que la mía era un poco simple, ¡pero creí que no tendría problemas ya que evité las que tenían nuestro escudo al reverso! ¡Pero a pesar de todo eso, ¿todavía había una marca de agua en su interior?!

¡No lo sabía!

—No firmaste la carta, pero ya que el sobre tenía el escudo de tu familia, pensé que esa era tu forma de decírmelo… Pero, al cabo de un tiempo, viendo tu comportamiento, comencé a pensar que quizá habías tratado de mantenerlo en secreto… Muchas veces quise acercarme a ti para darte las gracias, pero si tu intención era mantenerlo oculto, entonces sería mejor evitar mencionarlo… Por eso no dije nada hasta ahora. Incluso te referiste a ti misma en tercera persona.

¡UGYYAAAAAAAHHH!

¡ESTO ES MUY VERGONZOSO!

¡Me llamé a mí misma como «Kisshouin-san»! ¡Hasta creí que estaba siendo muy astuta al respecto! ¡Pero se dio cuenta desde el principio!

¡Esto es un infierno! ¡Qué alguien me mate!

«La facción de Kisshouin-san es la más influyente entre las chicas de primer año en Suiran, por eso ten cuidado cuando estés cerca de ellas» Jajajaja, ¿quién se refiere a sí misma de esa forma?

¡¿Y por qué «Kisshouin-san»?! ¡Pero si fui yo quién lo escribió!

Dejé caer mi cabeza sobre la mesa y empecé a darle pequeños golpecitos con mi frente.

—Vaya, ¿estás bien, Kisshouin-san?

Para nada…

Estoy a punto de morir de la vergüenza.

—A veces te daba pequeñas señales. Como aquella ocasión en que te serví arroz congee de siete hierbas. Después de todo, en tu carta me advertías que tuviera cuidado cuando fuera a recoger hierbas silvestres —¡Entonces eso sí fue premeditado!—. Además, más o menos cuando recibí tu carta, el jardinero me dijo que también tuviera cuidado. Le pediste que me advirtiera, ¿cierto?

—…

Supongo que ya lo sabe todo, entonces. En este punto, lo único que podía hacer era deprimirme.

—Ya veo… Te agradezco realmente mucho todas tus consideraciones… Y sí, fui yo quien la escribió.

—Claro…

Wakaba-chan me mostró otra sonrisa impotente mientras me deprimía.

—Bueno, como sea, por esos motivos creo que estás de mi lado.

—Sí…

—Finalmente puedo decirlo ahora. Muchas gracias por tu honestidad y por siempre venir en mi auxilio, Kisshouin-san.

Uuh…

—De nada…

Me sentía tan avergonzada que ni siquiera podía verla a los ojos…

Luego de eso, me habló sobre lo que sucedió por parte del Consejo Estudiantil. Tal parece que mi compañero Distractor tampoco cree que yo haya sido la perpetradora.

«No encaja con su modus operandi». Eso dijo.

—Recuerdas aquella vez que dejaste sin palabras a los presidentes de los clubs deportivos, solo con eso te das cuenta que haces las cosas de un modo muy diferente. ¡Vaya, ese abanico sí que fue asombroso! —dijo entre risas Wakaba-chan.

¿De verdad?

DAILY DAYS NOVELS

Cuando llegué a casa más tarde ese día, revisé lo que pensé eran sobres sin marcas. Tal y como Wakaba-chan dijo, no se veía nada por dentro hasta que lo ponías a contra luz y el escudo de mi familia aparecía.

Ugh, era cierto.

Aun así, me impresiona que incluso descubrieras esto, Wakaba-chan…

Juré nunca ser una haragana de nuevo y usar la papelería de mi familia para enviar cartas anónimas.

DAILY DAYS NOVELS

Quizá Wakaba-chan creyó en mí, pero el problema era Kaburagi. Si en algún momento decidiera que yo era una enemiga de Wakaba-chan, entonces mi futuro estaría sentenciado. Necesitaba encontrar una forma de hacerlo entender y mantener a salvo a mi familia.

Pero, ¿cómo?

Si revelaba la naturaleza de mi relación con Wakaba-chan, no cabe duda de que resolvería el problema actual. Por otro lado, si toda la escuela también se enterara, la vida sería más difícil para mí.

Bueno, sin importar el caso, tendré que ver cómo se comporta Kaburagi mañana… Si no dice nada al respecto, entonces lo dejaré así.

Sí, me parece una buena idea.

DAILY DAYS NOVELS

A pesar de eso, tan pronto como la escuela terminó, Kaburagi pidió hablar conmigo.

¡AAAAAAAH~!

Ahora mismo no nos encontrábamos en el salón de Pivoine, sino en una pequeña sala de conferencias.

Supongo que pidió permiso para usarla y de esa forma tener un lugar más privado donde nadie nos escuchara.

Qué miedooo.

¿Qué haré si me sentencia a muerte?

—Uum, entonces ¿de qué querías hablar conmigo? —pregunté nerviosa.

—Claro. Sobre el incidente de ayer del casillero.

¡Lo sabía!

—¡Yo no fui!

—Lo sé.

—¿Uh?

Entonces ¿no me citó aquí porque sospechaba de mí?

—Admito que tenía un poco de dudas. Sin embargo, más tarde Iwamuro me dijo que tú no eras para nada el tipo de persona que haría eso.

—¿Eso dijo Iwamuro-kun?

¡¿Él y Kaburagi se conocían?!

Por lo visto, Iwamuro fue uno de sus caballos en el pasado.

—El presidente de tu clase vino y me dijo lo mismo. Eres muy popular, Kisshouin.

¡La Sociedad de las Doncellas me salvó!

—Perdón por dudar incluso de ti.

—No… Pero, te entiendo. En ese caso, ¿de qué deseabas hablar?

—Es un poco difícil de decirlo, pero… —Kaburagi vaciló por un momento—. La verdad es que, en realidad hay una chica que me gusta…

—Ya veo.

Esa información es de dominio público. ¿Y?

—Me gustaría que me ayudaras con eso.

—¡¿EEEH?! —¡¿Y A MÍ QUÉ?!— ¡¿Por qué me lo preguntas a mí?!

—Tanto Iwamuro como Presi dijeron que tenías el cabello de suerte en el amor.

—¡¿EEH?!

¡¿De qué mierda hablaste con esos dos?! ¡¿Quién exactamente tiene este caballo[1] de suerte en el amor?!

—Supuestamente si lo tocas, tendrás suerte en el amor. Declararon que era muy efectivo.

—¡¿EEH?!

¡PRESIIII!

—¿En serio creíste una historia como esa?

—Ah, bueno, no realmente, pero… A decir verdad, solo quería una chica con quien discutir sobre estos temas. Y tú eras la más adecuada para eso.

—Eeh~

Elige a otra persona, por el amor a Dios.

—Por favor, Kisshouin. No te pediré nada irrazonable.

—Eeh~

De ninguna forma.

En el pasado fui la chica de los recados, ¿ya lo olvidaste? Y tampoco quiero involucrarme en tus problemas amorosos.

Aunque dudo que Kaburagi vaya a ceder. Probablemente ni siquiera me deje ir hasta que acepte.

Ugh.

¡Ni siquiera tengo la opción de negarme, ¿verdad?!

Um, pero si tengo que hacerlo de todas formas, entonces…

De pronto tuve una idea maravillosa.

—Está bien… Pero tengo unas cuantas condiciones.

—Adelante.

—En ningún punto en el futuro trataras de revelar evidencia sobre los crímenes cometidos por mi familia, ni intentaras llevarnos a la bancarrota. Necesito que lo jures.

—¿Acaso tu familia está involucrada en algún crimen?

—¡Desde luego que no! ¡Es solo un supuesto! ¡Sí, solo una suposición!

Oh-oh, puede que haya levantado sus sospechas sin motivo. Su mirada ciertamente refleja desconfianza.

—¡Como sea! ¡Si te rehúsas a jurarlo, no te ayudaré en lo más mínimo!

—Aaaaah. Está bien, está bien. Solo tengo que prometerlo, ¿no?

—Un acuerdo verbal no posee respaldo legal.

Saqué una hoja de papel en blanco de mi mochila.

—Por favor escribe lo siguiente: «Yo, Kaburagi Masaya, juro no embarcarme en actividades que traigan la ruina a la familia Kisshouin».

—¿Tu familia en serio está haciendo algo tan turbio?

—¡Con el cielo como mi testigo, te aseguro que no realizamos actividades de ese tipo! ¡Vamos, no te detengas! ¡Por favor apresúrate y escribe lo que te pedí! Oh, y hazme el favor de firmarlo también.

—Qué molesto…

Aunque se quejó, hizo lo que le pedí y me entregó la declaración completa.

—¿Feliz? Ya acabamos.

—Todavía no.

Saqué un cortador de cajas del estuche de mis lápices.

—Por favor, usa tu sangre para marcar la huella digital de tu pulgar en el documento.

—¡¿Uuuh?! ¡¿Con mi sangre?! ¡¿De qué mierda hablas?! ¡Esto es aterrador! ¡¿Qué carajos?! ¡¿Se trata de un pacto para asesinar a un Rey o qué mierda?!

—Una firma no es suficiente. Por favor, muéstrame tu determinación. Vamos. El pacto de sangre por favor. Vamos. Vamos.

—¡De ninguna forma! ¡Eso es muy intenso! ¡Tus papás definitivamente están tramando algo muy peligroso, ¿no es así?! ¡¿En qué tipo de actividades dementes están involucrados?! ¡Estás loca si crees que haré un pacto de sangre!

Incluso escondió sus pulgares dentro de su puño. ¿Eres un niño o qué?

—Tch, supongo que no tengo opción. En ese caso, haré una concesión y dejaré que uses tinta en lugar de sangre.

Ya que no tenía a la mano la tinta roja tradicional, en su lugar le entregué un rotulador rojo.

—¿Una huella de mi pulgar?… Bueno, si eso es todo…

Kaburagi entintó su pulgar y me dio lo que pedí. Desde luego, nada de esto servirá en un juicio legal, pero al menos Kaburagi lo pensará dos veces antes de romper su promesa.

—Muchísimas gracias. Pues bien, puedes contar con mi cooperación, Kaburagi-sama.

—¡Perfecto! Entonces, vamos a… Espera, deja limpio mi dedo primero.

Kaburagi salió al lavabo. Mientras tanto, yo guardé con mucho cuidado su juramento en mi mochila.

Al cabo de un rato, Kaburagi entró a la sala gritando.

—¡Hey! ¡La tinta era de aceite, maldita sea! ¡No sale por más que lo frote!

Cielos. Qué chico tan irritable…

DAILY DAYS NOVELS

DAILY DAYS NOVELS

<< Anterior| Indice | Siguiente >>

[1] En la línea original, Iwamuro y Presi se refieren a Reika como el Cabello (kami) de suerte en el amor, pero Reika lo interpreta como la Diosa (kami) de suerte en el amor ya que para ella tiene más sentido de esta forma. Lo más cercano que se me ocurrió fue usar “cabello” y “caballo”.


Después de ese día, Kaburagi realmente comenzó a temerle a Reika y a su familia jajajaja Sobre todo porque Reika le habrá pedido hacer el pacto de sangre con una expresión muy seria, como si fuera algo que hace todos los días, hasta dijo que haría una concesión por esa vez. Kaburagi, no sabes con quién te metiste.

PD: Más tarde ese día, Kaburagi le envió un mensaje a Enjou diciéndole que él y Reika serían una pareja perfecta, que debería invitarla a salir y que no olvide que son amigos cuando su reino del terror comience. Aplicando el sabio consejo de «si no puedes con ellos, úneteles» jajajaja

4 comentarios sobre “Reika-sama c200

  1. Jajajaja como se esperaba de Reika-sama, Kaburagi debe estar seguro que los Kisshouin son peligrosos

    Por otra parte es verdad que Enjou y Reika tienen más en común de lo que parece

    Gracias por la traducción

    Me gusta

    1. Kaburagi comenzará a creer en lo rumores que dicen los chicos sobre Reika, y cada vez que vea al Tanuki o a su Oniisama en una fiesta los tratara con respeto y cuidado por miedo a represalías de la organización criminal que ellos manejan jajaja
      Enjou y Reika tienen demasiado en común, incluso ambos ocultan su verdadera personalidad en público y usan una máscara perfecta de lo que la gente espera de ellos. Aunque Enjou se inclina más al lado oscuro XD

      Me gusta

    1. No sé porque, pero creo que la persona desdichada que escucharía sobre el pacto de sangre sería el presidente del club de futbol, a ese pobre diablo le pasó lo peor y sería una buena adición a sus traumas relacionados con Reika. Aunque creo que los principales rumores serían sobre si Reika y Kaburagi están saliendo en secreto o qué hacían en esa sala privada ellos solos

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s