Reika-sama c170

Capítulo 170

Excepto por Akimi-san, todos los aquí presentes eran estudiantes o graduados de Suiran, así que no fue necesario hacer tantas presentaciones.

Ahora que lo recuerdo, Ririna había seguido a Kaburagi como una loca cuando entró a Suiran. Luego de que Enjou la reprendiera, comenzó a comportarse. O al menos nunca volvió a profesar su amor por Kaburagi, me pregunto si todavía sentirá algo por él.

Eché un vistazo en su dirección pero… Nah, no parece que ese sea el caso. Todo lo que noté fue cautela. Pero, ¿por quién? Parece que más hacia Enjou que Kaburagi. Quizá cuando la regañó se dio cuenta que era una persona muy difícil de tratar.

Enjou fue lo bastante atento para halagarnos un poco con educación a las tres, pero todo lo que Kaburagi mencionó además de la magnitud de la fiesta fue:

—La comida es una exquisitez.

¡¿Eso era lo que estaba alabando?! No es que tuviera alguna queja contra eso, porque, siendo honesta, me hizo muy feliz oír eso.

—No por nada el director Kisshouin es conocido como “El Presidente gourmet” y “El Director connoisseur[1]”.

¡¿Eh?! ¡¿En serio?! ¡No sabía que las personas pensaron en él de esa forma! Umph, muy pretencioso para un simple Tanuki.

Kaburagi nos preguntó si ya habíamos comido algo, pero hasta el momento Ririna y yo solo habíamos tocado las bebidas.

—¿Otra vez estás siguiendo un estúpido plan para perder de peso?

—No, nada de eso… Simplemente no he tenido el tiempo para comer todavía con todos los invitados que he estado saludando —expliqué.

—Yo estoy igual… —repitió Ririna.

Kaburagi nos miró incrédulo.

—Ummmm… Los chef invirtieron todas sus habilidades y esfuerzo en estos platillos, ¿y a ustedes les parece bien desperdiciarlos por una dieta? Odio a ese tipo de personas.

Las dos nos sobresaltamos.

—Vamos, Kaburagi, Kisshouin-san no es esa clase de chica, ¿verdad? —intervino Enjou—. Nunca deja sobras durante el almuerzo, ¿y ya olvidaste que siempre está comiendo bocadillos en el salón de Pivoine?

—Exacto —secundó Imari-sama—; de hecho, Takateru me comentó que fue gracias a las recomendaciones de Reika que las fiestas de los Kisshouin son famosas por su comida.

—Tienen un buen punto… —Kaburagi asintió a modo de acuerdo, luego fijó la vista sobre Akimi-san como su próxima víctima.

—M-me pareció que los temarizushi estuvieron especialmente buenos —reportó un poco asustada.

Temarizushi

—Aah, las mujeres sí que aman ese tipo de cosas. Personalmente yo me inclinó más por los alimentos con un poco más de carne —dijo con una risa entre dientes.

Supongo que elogiar la comida era la respuesta correcta para él.

Los dos comenzaron a charlar sobre qué platillos fueron sus favoritos de esta noche.

Sabes, Kaburagi, no puedo evitar maravillarme sobre las implicaciones de que solo hables sobre comida con una mujer joven. Nos encontrábamos en una fiesta de clase alta, repleta de chicas en el esplendor de su juventud. ¿No tienes temas más geniales sobre los cuales discutir?

En cuanto a Akimi-san tenía la mirada deambulando por todo el lugar, parecía que estaba llegando a su límite. Tú puedes, Akimi-san~

—Oh cierto, eso me recuerda, Kisshouin. Has estado “trotando”, ¿verdad? Aunque no parece que esté funcionando.

—¿Uh?….

¿Funcionando? ¿A qué se refiere con «estar funcionando»? ¿Qué mi resistencia física no ha mejorado? ¿Qué todavía soy lenta? ¡¿O quiso decir que el maldito ejercicio para bajar de peso no estaba funcionando?!

¡Lo voy a matar! ¡Definitivamente lo maldeciré hasta que muera! ¡¿Qué quisiste decir con “trotar”?! ¡Trotar es trotar y ya!

A pesar de haber guardado silencio todo este tiempo, ahora Ririna parecía que estaba lista para la batalla y dio un paso al frente.

—¡Cielos, discúlpate! ¡Quizá Reika-san estuvo gorda por un tiempo, pero ahora mismo su estómago es tan plano como una tabla! —declaró mientras daba palmaditas en mi estómago para enfatizar su punto.

Todos centraron la mirada sobre mi estómago.

Ririna mostró una expresión presumida y triunfante, pero yo sentí que me desmayaría de la vergüenza en cualquier momento.

¡QUÉ CREES QUE ESTÁS HACIENDO, IDIOTA! ¡¿No entiendes que en lugar de ayudarme, solo me diste el golpe final?!

En ese momento, parece que Akimi-san ya no pudo soportar las miradas celosas que estaba recibiendo por estar rodeada de estos chicos apuestos.

—Si me disculpan, me retiro. Me siento un poco mareada, así que me gustaría sentarme…

Desde luego, Imari-sama no podía dejar pasar por alto ese comentario.

—¿Te encuentras bien? —preguntó—. Permíteme acompañarte hasta las sillas —dijo mientras extendía gentilmente su mano.

¡Altooooo ahí, Jefe de la aldea Casanova! ¡Harás que se desmaye por otra razón!

Akimi-san, cuyo rostro estaba rojo y se tambaleaba, fue escoltada por Imari-sama.

—Yo también me retiro —dijo Ririna antes de ir tras Akimi-san de modo protector.

Supongo que en ese caso no habrá problemas. Mientras Ririna se encuentre allí, ninguna de las fans de Imari-sama la tendrá fácil en caso de que quieran molestar a Akimi-san.

… ¿Eh?

Espe-, ¿uh? ¿Eso quiere decir que ahora solo quedamos esos dos y yo? Qué-, ¡esperen! ¡Yo también iré!

Sin embargo, antes de que tuviera la oportunidad de marcharme, esta vez fue la madre de Enjou quien apareció. ¡Guaaaaah, perdí mi oportunidad!

—Así que aquí estabas, Shuusuke. Buenas noches, Reika-san. Gracias por siempre estar cuidando a mi hijo.

No la conocía muy bien, y solo la había visto un par de veces durante la graduación o reuniones de ese tipo. Después de todo, he estado usando mi edad como excusa para escaparme de estas fiestas.

—No, en lo absoluto, siempre soy yo quien termina a su cuidado… —dije con una sonrisa insincera.

A diferencia de la impresión gallarda que irradiaba la señora Kaburagi, esta mujer parecía más suave y reservada. Quizá Yuiko-san era una pariente de su lado de la familia.

Oh, ahora que lo pienso, si los padres de Enjou estaban aquí, y por consiguiente Enjou también, ¿eso quiere decir qué-?…

—Ummm… ¿Yukino-kun se quedó solo en casa esta noche?

Esperaba que no se sintiera muy solo. Era demasiado joven para permanecer en casa sin compañía. Antes, cuando me saltaba las fiestas, siempre tenía a Oniisama haciéndome compañía.

—Sí, pero hay una niñera con él. Debería estar terminando las clases con su tutor dentro de poco.

—Cielos, ¿tiene un tutor en casa?…

Eso era duro para un niño de primer grado.

—Como Yukino suele estar hospitalizado, esta es una forma para que no se atrase en sus estudios —explicó Enjou después de notar mi preocupación.

Entonces ese era el motivo. Oh, ahora que lo pienso, ¿no comencé también la escuela de cursos intensivos cuando cursaba primer año?

—Yukino se ha encariñado bastante con Kisshouin-san —comentó Enjou a su madre.

—¿En serio? Aun cuando es muy difícil de complacer. 

¿Difícil de complacer? ¿Acaso habla del gentil y angelical Yukino-kun?

—Desde mi punto de vista, Yukino-kun es un niño muy amable y bien portado —dije con honestidad.

La señora Enjou me mostró una sonrisa.

—Vaya, gracias. Yukino ha sido enfermizo desde bebé, por eso en ocasiones puede ser un poco demandante, aun así, espero que puedas llevarte bien con él, ¿está bien?

—Desde luego. Me encanta pasar tiempo con él.

—Últimamente ese niño ha estado imitando a Shuusuke haciendo art latte —añadió de pronto Kaburagi—, el otro día que fui a casa de Shuusuke, ya había conseguido hacer un corazón, sabes. Dijo que quería hacer uno para ti, así que le comenté «Kisshouin estaría más fácil si recreas el zodiaco chino».

Kaburagi… ¡¿Fuiste quién le metió esas ideas raras a Yukino-kun en la cabeza?!

—¿El zodiaco chino?… Ahora que lo mencionas, estos días mi hijo ha estado practicando hacer un buey… ¿Eso fue por tu influencia, Reika-san?…

—El niño me comentó que ya había dominado a la rata. ¿No es grandioso, Kisshouin?

¡Por favor, solo detente por el amor a Dios!

¡Le estás dando una idea equivocada a su mamá!

¡Se equivoca, señora Enjou! ¡No soy en ningún sentido una chica rara obsesionada con el zodiaco chino! ¡Por favor no crea que soy una mala influencia! ¡No soy una mujer extraña!

Mientras todo esto sucedía, Enjou solo sonrió sin ninguna preocupación en el mundo. ¡Detén de una vez a tu mejor amigo! ¡Y arregla este malentendido con tu mamá!

Justo en ese momento la señora Kaburagi se acercó. En algún punto perdí todo el control de esta situación. Me encuentro rodeada de enemigos por donde quiera que vea. ¡Imari-sama, Akimi-san, Ririna, regreseeeeeen~!

Pero mi telepatía no funcionó, y la señora Kaburagi terminó invitándome a una especie de fiesta para Navidad.

—En realidad ya hice planes con algunos amigos… —Rechacé su invitación desesperadamente.

¡Por favor no me preguntes qué amigos~! ¡Era una vil mentira! Aah, mi estómago… Este será mi fin…

Al final, fue Oniisama quien me salvó. ¡Te lo dijo tu sexto sentido de hermano, ¿no es así, Oniisama?! ¡Como pensé, solo puedo confiar en ti, Oniisama!

DAILY DAYS NOVELS

El temarizushi fue parte de los platillos que llevamos a casa más tarde.

Con una mano los comía, mientras que con la otra apuñalaba una muñeca de pantera negra que estaba haciendo con Kaburagi en mente.

Maldito, maldito, maldito, maldito, maldito…

DAILY DAYS NOVELS

Recibí un correo de Akimi-san.

«Una marginada como yo pudo vivir un sueño tan maravilloso como ese…»

Me alegro que lo hayas disfrutado, ¡pero Imari-sama es la única persona de la que no puedes enamorarte, Akimi-san!

DAILY DAYS NOVELS

DAILY DAYS NOVELS

<< Anterior| Indice | Siguiente >>

[1] N. de la T. Connoisseur: palabra en francés que significa “conocedor” o “experto”, básicamente quieren decir que el papá de Reika es un experto del mundo culinario.


Enjou saltando enseguida a defender a Reika de las acusaciones de Kaburagi, vas muy bien, sigue así. Siguiente escena: deja que Reika sufra el ataque combinado de su mamá y los delirios de Kaburagi. Por eso no progresas en la vida, Enjou D:

Ya me imagino los rumores de esa fiesta. Persona A: supiste que la señora Kaburagi y la señora Enjou estaban peleando la mano de Reika para sus hijos. Persona B: yo escuché que sus madres tuvieron que intervenir porque sus hijos estaban compitiendo por la atención de Reika. Persona C: Sí, incluso su hermano tuvo que interceder antes de que escalara el problema. Persona B: ¿será cierto que Enjou-sama y Kaburagi-sama actuaron de esa forma porque estaban celosos cuando vieron a Reika coqueteando con Imari-sama? Persona A: No fue así, Imari-sama estaba coqueteando con Reika-sama. Persona C: Aparentemente Kisshouin-sama le prohibió a Imari-sama acercarse a su hermana, quizá sienta algo por Reika-sama.

Esta buena la novela, ¿no? XD

5 comentarios sobre “Reika-sama c170

  1. No se como Reika se mantiene cuerda en un mundo donde ni Enjou ni Kaburagi se comportan usando el sentido común xD
    Y tenés razón, los rumores serían algo como eso😂

    Me gusta

  2. Jajaja me imaginé a Ririna dándole palmadas en el estómago estilo cachetada xD

    Cómo se esperaría de Reika-sama, puede aportar todo eso seguido sin tener una crisis nerviosa xD solo falto el típico ataque de la madre naturaleza para rematar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s