Reika-sama c28

Nota: yurukyara o yuru-chara es un término japonés con el que se conocen a los personajes creados con la función de ser mascotas y promover cierto lugar o región, evento, organización o negocio.


Capítulo 28

Últimamente en mis clases de ciencias y estudios sociales en la escuela de cursos intensivos he visto a una chica que realmente me llama la atención. Es una chica pequeña y de apariencia dócil que de vez en cuando se sienta junto a mí, sabes. Entonces, un día me fijé en cierto llavero sobre su mochila del que simplemente no podía apartar la mirada.

¡Un llavero de peluche de “Tarow el Taro”!

“Tarow el Taro” es justo lo que te imaginas, una mascota yuru-chara de un taro. Es la mascota de un pueblo que produce taros, pero incluso si la idea era que fuera un personaje relajado, ¡la calidad de su diseño es realmente relajada! Luce exactamente como si le hubieran puesto ojos, nariz y boca a un taro. Encima de eso, su cara se ve muy patética. Tiene las cejas arqueadas hacia abajo de modo patético. Quizá la persona/mascota en sí es dolorosamente consciente de lo patética que es su apariencia y popularidad, después de todo durante los eventos de los yuru-chara siempre permanece en un rincón pequeño para evitar entrometerse en el camino de las estrellas. Un extra por completo.

Tarow
Tarow el Taro versión presentable

En cuanto a mí, ¡de hecho amo a este pequeño y raro yuru-chara!

Da esta sensación que hace que te preguntes si no podrían haber hecho algo más por él. Durante los festivales se ve abrumado por los yuru-chara populares y tiene muy poca presencia. Sin embargo, debido a la ocasión especial usa una pequeña corbata para verse aunque sea un poco más presentable, lo cual te provoca esta extraña emoción de melancolía.

La primera vez que lo vi, pensé: «Vaya, sin duda no es popular. Es tan simple y ni siquiera tiene una cara bonita». Luego de verlo unas cuantas veces, empecé a sentir lástima por él y no tardé mucho en pensar que tal vez su cara nacida gracias a la pereza era un poco linda también. A pesar de que era una mascota hecha para revitalizar el pueblo, no tiene nada de asertividad.

Pero esa timidez y cobardía, yo también la entiendo por completo. ¡Yo también tengo a un Tarow dentro de mí! ¡Si yo no lo animo, quién lo hará! O eso pensé cuando mis instintos maternales comenzaron a encenderse dentro de mí.

Hasta aquí llega la explicación de quién es “Tarow el Taro”. Pero una chica con su mercadotecnia colgando de su mochila está sentada justo a un lado de mí. ¡Quiero que seamos amigas!

No te encuentras a menudo con una chica que le guste un yuru-chara tan simple y sin renombre. Quiero hablar hasta el cansancio sobre Tarow. Mejor dicho, ¡ni siquiera sabía que había productos de Tarow!

Por desgracia no he encontrado una buena forma de convertirme en su amiga. Si de repente me acerco y le digo: «Por favor sé mi amiga». Me vería demasiada sospechosa. ¿Alguien me podría recordar cómo se supone que se rompe el hielo?

En la escuela, las otras personas son las que siempre se acercan a mí primero, así que nunca he tenido que hacer el primer movimiento. Uwah~ Qué tan inútil soy. Como sea, simplemente hablaré con ella casualmente. ¡Es verdad! Recuerda la amigabilidad de Akizawa-kun. Primero es saludar…

Pero incluso si he decidido que quiero hablar con ella, Pequeñita-san no da ninguna señal de mirar hacia aquí. Es como si tuviera una especie de muro a su alrededor. ¡No, no, ahora es cuando necesitas ser valiente!

—Uum, tu mochila…

—¡¿Eh?! —La chica me vio con una mirada tensa—. Ah, te está estorbando, ¿no es así? ¡Lo siento, la moveré enseguida!

—No, ummm…

—¡De verdad lo siento!

Rápidamente movió la mochila con el llavero al otro lado de su pupitre y se alejó un poco mientras lo hacía. ¿No se ve un poco, como asustada de mí? ¿Podría ser que en realidad doy miedo? Esta vez realmente ha creado un muro de rechazo total, así que ya no puedo reunir el valor de hablar con ella. ¡¿Eeeeh~?! ¡¿Por qué?!

Pero no me rendiré.

Todos los días después de eso, me senté junto a ella otra vez o a veces incluso más cerca, tratando desesperadamente de emitir un aura de «No muerdo, ¿sabes~?» y cada vez que nuestros ojos se encontraban, le mostraba mi mejor sonrisa. Tal vez se dio cuenta que estaba mirándola todo el tiempo, en cambio ella casi nunca me miraba por voluntad propia.

¿Acaso no me veo totalmente igual a Kaburagi Acosador ahora mismo?

 

 

—Ummm…

Estaba mirándome en un espejo.

—Ummmmm…

—¿Qué haces lamentándote frente al espejo, Reika?

Mientras pensaba yo sola en la sala de estar, Oniisama vino. Justo a tiempo. Trataré de preguntarle a Oniisama.

—¿Mi cara da miedo, Oniisama?

—¿Qué?

Mi cara no se ve tan malvada, ¿verdad? Aunque también es cierto que no tengo una cara particularmente amigable. Bueno, creo que doy la impresión de que no soy muy abierta.

Por culpa del gusto de mi Okaasama mi cabello está perfectamente rizado y todo lo que uso es ropa de marca. Como todo es ropa para niña, en el momento en que crezco un poco, toda esta ropa termina en la basura. Aunque, siendo la señorita de la familia Kisshouin, no creo que funcione usar ropa de moda rápida. Cómo tengo muchísima ropa, quizá nunca he usado el mismo conjunto en la escuela de cursos intensivos antes.

Así que se trataba de eso después de todo, ¿eh? Puede que mi falta de apertura sea el motivo por el que las personas me tienen miedo. ¿O será que tengo intensidad? Sería bueno que no fuera porque tengo una cara que da miedo, ¿no es así?… Mi ojos no son penetrantes, ¿verdad?

—¿Quién te dijo que tu cara da miedo?

—No, no pasó nada de eso.

Miré el rostro de Oniisama. Quizá el yo interior de Oniisama se proyectaba en su rostro o algo así, porque a pesar de que no se veía muy dulce, podías sentir una amabilidad en él. Siempre que hablo con Oniisama, las comisuras de su boca se elevan un poco y creo que en parte es por eso que siento que es fácil llevarse bien con él.

—Así que no solo son los ojos. La boca también es importante.

Miré al espejo y sonreí. Ajá. Me veo sospechosa.

—No pienso que tu cara sea particularmente tenebrosa. Pero que tú estés ahí de pie cambiando de expresiones en el espejo sí lo es. Como sea, ¿por qué de repente estás tan preocupada?

—Hay una chica con la que me gustaría llevarme bien pero…tengo la sensación de que está asustada de mí.

—Umm~ ¿La chica que mencionas es de Suiran?

—No, es una chica de la escuela de cursos intensivos. He tratado de verme amistosa, pero mientras más lo intento, más asustada se pone. Me pregunto por qué. ¿Será por qué mi apariencia da miedo?

—¿Qué tipo de chica es? Dependiendo de cómo sea, la forma en cómo te acerques podría cambiar, ¿cierto?

¿De qué tipo?

—Dócil y algo así como “pequeña”. Pero linda como un animal chiquito.

—Todo lo apuesto a las chicas que usualmente están cerca de ti, ¿no es así? En ese caso, si eres demasiada enérgica al respecto, es cierto que podría asustarse, eh. ¿Qué te parece si te pones en su situación?

¿Si yo estuviera en su posición? Esa chica no es sencilla, pero parece del tipo dócil, así que probablemente no estaría en el centro de su clase. Tengo la sensación de que la antigua yo se llevaría bien con ella sin problema. No era dócil, pero tenía amigas como ella a mí alrededor. En ese caso, ¿la vieja yo podría haber sido amiga de una chica como Kisshouin Reika?…

Imposible, eh…

Quiero decir, dudo que tuviéramos algún tema de conversación en común y probablemente sería problemático si una ojousama intensa como Reika se molestara conmigo. Aaah, supongo que si no quisiera ser su amiga, pero Reika continuara acercándose sin cesar, daría un poco de miedo. Así como me asusté cuando Kaburagi Acosador se acercó a mí para convertirme en su espía, ¿eh? Aunque yo nunca la he emboscado, ¿o sí~?

—Si cortó mi cabello y usó ropa más barata, me pregunto si bajará la guardia.

—Aunque dudo que nuestros padres te dejaran hacerlo alguna vez.

Tiene razón~.

Okaasama quiere que actúe como una ojousama de una familia bien educada. Estoy segura que ella tiene sus propias ideas de cómo debería ser. Pero su gusto… por ejemplo, este cabello rizado, tiene un gusto bastante clásico, ¿eh? ¿Podría ser que realmente quiere convertirme en la Reina Rococó?

—Entonces, ¿qué debería hacer?

—Veamos. Supongo que no hay otra forma más que acercarte poco a poco para que te conozca, ¿eh? Después de todo eres una chica buena y honesta.

¡¡Oniisama!!

—¡Entiendo! ¡Daré lo mejor de mí!

—Sí. Realmente eres honesta, ¿verdad?

Por primera vez en un tiempo, Oniisama acarició mi cabeza. Mi estado de ánimo está en aumento.

Estoy impaciente por hablar con ella sobre “Tarow el Taro”, pero justo como dijo Oniisama, quizá sea mejor si me acerco lentamente a ella.

¡Aprenderé del mal ejemplo de Kaburagi y me esforzaré al máximo!

 

DAILY DAYS NOVELS

<< Anterior | Indice | Siguiente >>

¿Les gustó mi versión de “Tarow el taro”? Creo que me quedó bastante lindo, hasta a mí me gustó y seguí el mismo diseño relajado, su nariz es una “C” invertida, su boca y cejas un parentesis, dos triangulos para la corbata y dos ovalos para los ojos.

Reika creo que no entendiste el consejo de Oniisama, si das tu mejor esfuerzo la asustarás, no te esfuerces tanto y sé sutil. Por cierto, el próximo capítulo será desde el punto de vista de Oniisama y su mejor amigo Imari-sama.

Anuncios

6 comentarios sobre “Reika-sama c28

  1. Ahhh, por que tan corto.
    Para ganar la confianza de los animalitos pequeños primero tienes que dejarles algo de comida y lentamente acercárteles. Mucho animo definitivamente no ayudara.
    Animemos todos al perdedor, creo que ese sentimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s