Ritz y Sieg v02-c12

Capítulo 12: Como un noble

Luego de cenar, me llamaron mi suegra y mi cuñada, querían hablar conmigo sobre algo. Quizá era una charla secreta, pensé mientras me dirigía a la habitación. Cuando abrí las puertas, fui recibido por dos mujeres con rostros tenebrosos y mi suegro que lucía incómodo.

Me senté junto a mi suegro.

—¿Escuché que no bebes, Ritzhard-san?

—Ah, sí. Por favor no me presten atención.

Dejaron el licor sobre la mesa y, en cambio, la esposa de mi cuñado sirvió un poco de jugo para mí. Mientras tanto, mi suegra abría y cerraba su abanico.

—Entonces, ¿qué está pasando?

Chasquido. Como si lo hubieran planeado de antemano, dejaron de moverse al mismo tiempo. Me asusté, así que miré a mi suegro en busca de ayuda. No obstante, mi suegro también lucía aterrado.

La esposa de mi cuñado fue la primera en abrir la boca.

—Ya que Sieglinde podría empezar a preocuparse si te mantenemos ocupado mucho tiempo, seré franca. Ritzhard-san estás trabajando demasiado.

—¡¿?!

—Desde luego, no es que trabajar sea malo. No obstante, antes de eso, ¿no eres un noble?

—¿Quieres decir, que mi suegra y cuñada están molestas porque no actúo como un noble?

—¡Sí!

—E-esperen, fui yo quien le pidió ayuda a Ritzhard-kun.

—¡¡Por favor guarde silencio, suegro!!

—…Sí…

Aunque fui yo quien anunció que quería ayudar, decidí que sería mejor no decir nada innecesario y seguí mirando. Sentí lástima por él; pero, las dos amazonas frente a mí eran muy aterradoras. No olvidaré su sacrificio, suegro.

—¡Todavía tengo más que decir!

—¡¿?!

La charla todavía no había terminado y tampoco había desaparecido su furia. Ponderé si debía ocultarme detrás de mi suegro, el cual estaba temblando, pero opté por arreglar mi postura y escuchar.

—¡Estás descuidando mucho a Sieg!

No tengo nada que discutir sobre eso. En serio, solo estoy viendo a Sieg por la mañana y en la noche, en cuanto al resto del día estoy en el rancho. Cuando pienso en holgazanear por ahí sin ayudar con el trabajo, me siento tan mal que termino ayudando incluso cuando no me lo piden.

—¡Sieglinde-san siempre estuvo esperando ver a Ritzhard-san y aun así nunca has pasado un día con ella!

Lo siento. Eso fue lo único que podía pensar.

—¿Alguna objeción?

—No, ninguna.

Estaba abrumado por la fuerza de la esposa de mi cuñado, aunque mi suegra era más aterradora, no decía nada, solo sonreía.

—¡Ritzhard-san!

—¡Sí!

—¡A partir de mañana, bajo la guía de nuestra suegra, vivirás como un noble!

—…

¡¿A qué te refieres con vivir como un noble?! O eso pensé; pero, creo que terminaría recibiendo otro largo sermón, por eso solo pude responder:

—Sí, por supuesto~.

❄❄❄

Tras recibir esa declaración, me dejaron ir descaradamente. Pensé en beber un poco con mi suegro, pero él se quedó retenido en la habitación. Quería rescatarlo, pero allí estaban mi cuñada y suegra, así que solo pude regresar a mi cuarto y rezar por él con los ojos llorosos.

En la habitación, Sieg ya me estaba esperando sobre la cama.

—Llegas tarde.

—Sí, estaba con mi suegro.

Nos estaban regañando, no podría decirle algo así. Sin embargo, luego recordé que estaba molesta porque actuaba muy amistoso con mi suegro; así que cambié rápidamente el tema al horario de mañana.

—Ah, sobre mañana, estaré con mi suegra.

—¡¿Qué has dicho?!

—Desde luego, Sieg también estará ahí.

—¿Estarás conmigo?

—Sí.

Sus ojos afilados regresaron a la normalidad. Casi piensa que también estaba siendo amistoso con mi suegra. Eso fue peligroso.

—¿Cómo terminó así?

—Pues, creí que sería bueno aprender cómo es vivir como un noble.

—No es necesario que cambies, ¿sabes?

—¿En serio~?

No le iba a contar que ellas estaban molestas. Por eso, lo cambié a que yo quería aprender.

—No creo que tengas ningún problema.

—U~m.

Ahora que lo pienso, a pesar de que soy un Conde, no vivo como un noble. En casa, no soy diferente a los aldeanos y tampoco poseo la dignidad de un Lord.

Quizá hay un error fatal en mi comportamiento. Si arreglo eso, los aldeanos podrían verme con una luz diferente.

—Bueno, experimentarlo no es una mala idea.

—Eso es cierto.

Mientras charlábamos, me cambié y subí a la cama.

—Así es como están las cosas, por eso, por favor cuida de mí a partir de mañana.

—Entendido.

Le di un beso de las buenas noches en la frente y nos dormimos.

❄❄❄

En este país, la temporada para la alta sociedad es en otoño. Desde grandes bailes organizados por el Rey hasta pequeñas fiestas de té celebradas por damas de la nobleza, había muchas oportunidades para socializar.

El día de hoy seremos los anfitriones de un almuerzo.

—Ustedes solo necesitan asistir a la comida, Ritzhard-san y Sieglinde-san. Hasta entonces, pueden descansar.

—Gracias, cuñada.

Siguiendo las órdenes de mi cuñada, Sieg y yo esperamos en una habitación.

—No hemos estado a solas en mucho tiempo, ¿no es así?

—Tienes razón.

Realmente había pasado un tiempo desde que nos relajamos juntos de esta forma.

Como de costumbre, Sieg despertó temprano. Quizá por el almuerzo, su maquillaje era más cargado que lo normal. Tenía labial puesto y sus labios casi parecían frutas maduras de temporada. Por desgracia, no podía probarlos. Si hago caso a mis deseos, su maquillaje quedaría arruinado.

—¡¡Cierto, juguemos algo, Sieg!!

Para cubrir mis deseos inmorales, le pregunté a Sieg si quería jugar.

—En ese caso, ¿por qué no apostamos? —sugirió Sieg. Por supuesto, yo respondí.

—¿Qué deberíamos apostar?

—¿Qué tal el derecho de que uno obedezca al otro por siempre?

—Um, bueno, está bien.

¿Qué debería decir? Estaría encantado de escuchar los deseos de Sieg y sería feliz haciendo que haga lo que quiero; así que no era una gran apuesta.

—¿Qué pasa?

—¡No, nada!

Volví a mostrar una sonrisa astuta, así que sospechó de mí.

 

El resultado: yo perdí.

Fue una derrota limpia. No es que pensara que sería mejor que Sieg me ordenara que hacer, fue una dura contienda.

Frente a la ganadora, Sieg, puse una rodilla sobre el suelo como si fuera un caballero jurando lealtad a su Reina.

—¿Cuáles son sus órdenes, mi Reina?

Tomando en cuenta que sus lindas sobrinas eran princesas, Sieg era la reina. Claro está, eso solo pasaba en mi mente.

—En ese caso.

—Sí.

—Desde este punto y a partir de ahora, vive como desees.

—¿Perdón?

—No me importa si quieres ir al rancho todo el día, tampoco si quieres estar a solas cuando estés cansado.

—¿Por qué dices eso de repente?

—Mamá y mi cuñada te dijeron algo, ¿no es así?

—N-no, en realidad no.

—Dime la verdad.

—…Sí, lo hicieron…

Sorprendente, Sieg vio a través de todo. Desde la postura de jurar lealtad, doblé ambas rodillas y la cambié a la postura para reflexionar de un país extranjero.

—Entonces, Ritz, tienes que seguir mis órdenes.

—¿De vivir como yo quiera?

—Así es.

Jamás había oído de una orden como esa. Cuando miré confundido a Sieg, ella tenía una sonrisa cálida. Sentí una presión sobre mi pecho.

¿Cómo puedo describir este sentimiento?

Casi quería llorar.

DAILY DAYS NOVELS

<< Anterior | Indice | Siguiente >>

¡KYAAA! ¡Qué galante Sieg! También Ritz hizo un buen trabajo con su pose de caballero, pero como siempre Sieg le robó el papel masculino a Ritz.

Por cierto, encontré en Mangadex encontré los capítulos traducidos al inglés del manga de Ritz y Sieg, por si gustan echarle un vistazo. El arte me parece extraño, ¡pero la historia y las expresiones de ellos lo compensan! ❤ Aquí esta el enlace: Yeti manga. Quisiera decir que también trabajaré el manga, pero solo sé traducir, si conocen algún grupo interesado con gusto hago un joint.

12 comentarios sobre “Ritz y Sieg v02-c12

  1. Gracias por el capítulo.
    Realmente me parecería raro que a este punto comenzara a actuar como noble, de hecho lo había olvidado. Lo bueno es que Sieg defiende lo suyo… y además pobre del suegro.

    Me gusta

    1. Más que un noble, diría que Ritz es como un supervisor, vigila a los demás aldeanos y se encarga de que todo vaya bien, manda reportes a los altos mandos y solo gana un poco más que los demás. De ahí en más, tiene que trabajar igual que el resto de los asalariados normales. Sieg siempre defenderá a su esposa, como buen esposo que es. Sobre su suegro… su sacrificio no fue en vano, conseguimos una gran escena

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s