Hay un truco narrativo en esta historia

Como sentí que le faltaba algo de misterio a este mes de aniversario, decidí publicar esta historia corta con unos cuantos tintes de misterio. Además, sirve que jugamos, veamos quien descubre la verdad de este truco narrativo ᕙ( ^ₒ^ c)


[Truco Narrativo]

Se trata de un truco empleado en la composición de novelas de misterio para provocar que el lector interprete mal. Por ejemplo, el género o edad de un personaje, o incluso la cronología de los eventos se ocultan a propósito. De esa forma, el lector usa su precognición para malinterpretar la verdad, creando una revelación inesperada.


 

—Sabes, hay algo que no puedo evitar preguntarme sobre los trucos narrativos —comentó de pronto Izumi.

Desde que éramos niños, Izumi siempre decía cosas de súbito. Nos encontrábamos en la preparatoria de la prefectura de Kamioka, en una habitación del primer piso.

Las vacaciones de invierno apenas habían iniciado y, por más desafortunado que fuera, había que atender a clases de regularización. Sin embargo, faltaban más de veinte minutos antes de que iniciaran dichas clases. Izumi y yo llegamos pronto como de costumbre, y como de costumbre, charlábamos sobre novelas de misterio. Ambos leemos historias de detectives con bastante fervor, así que nuestras conversaciones fluían excesivamente bien.

Ya que somos amigos desde la primaria, Izumi habla abiertamente conmigo sin preocuparse por el qué dirán. Personalmente, yo sí les prestó un poco de atención.

—En primer lugar, los trucos narrativos son trucos incorporados desde afuera de las historias… ¿crees que, hablando desde la etiqueta de la novela, es un juego limpio? —expresó Izumi.

—¿Es decir?

—En la mayoría de los casos, los trucos narrativos solo están allí para que caigan los lectores, y los personajes de la historia en realidad no se sorprenden, ¿cierto? Tomemos un truco de mal reconocimiento de la edad. Por ejemplo, el protagonista que sonaba como alguien de veinte años se trataba de un anciano todo el tiempo~, algo así. Lo que significa que únicamente el mundo del lector es invertido y en lo que concierne a los personajes, no hay nada fuera de lo normal —afirmó Izumi con algo de fuerza.

Cuando se inclinó hacia delante, por la apertura de su camisa blanca, alcance a ver su pecho con un tono similar de blanco, provocando que me apresurara en responder.

—Tienes razón —dije—. Pero, ¿cuál es el problema con eso?

—Te estoy diciendo… —Izumi se apoyó contra el escritorio haciendo un énfasis—. ¿Qué pasaría si sacaras los trucos narrativos de una novela que los tuviera? ¿Qué quedaría? Unos cuantos trucos físicos burdos, una simple investigación policíaca e identificación, y un culpable que no es sorprendente ni nada. ¿Acaso no es todo lo que habría?

—Sí, estoy seguro que hay unas cuantas novelas como esa —Concordé con eso—. Pero, ¿no está bien así? Quiero decir, por lo menos, para el lector, los trucos narrativos existen para cumplir con su objetivo. Conllevan una forma de sorpresa y se pueden convertir en la atracción principal de la historia.

—Tienes un punto, pero… En las novelas de misterio que usan trucos narrativos, existe una regla básica. Y esa es…

—El narrador nunca miente —contesté con una sonrisa.

Izumi me señaló, como si dijera: «así es».

—Así como en el truco narrativo de la malinterpretación del género, el autor tiene que formular esta trampa y hacerla funcionar. Por ejemplo, para lograr que piensas que una mujer es un hombre, las ubican en una ocupación con una minoría femenina, o les dan nombres ligeramente masculinos o demasiados neutrales, como Akira o Makoto. ¿Verdad, Akira?

Me atrapó allí.

Por asombroso que parezca, mi primer nombre es Akira. Sin embargo, cuando Izumi entró a la secundaria, decidió empezar a llamarme por mi apellido: Kouzuki. Así que ha pasado mucho tiempo desde que se refirió a mí como Akira y me ruboricé un poco.

—Mi nombre no tiene nada que ver, ¿cierto? —Por eso interrumpí—. Entonces, ¿qué pasa con estos trucos narrativos sobre la malinterpretación del género?

—Ah, cierto —dijo Izumi con una expresión también tensa—. De modo que, el problema que quiero plantear es el mismo que antes: “los personajes de la historia tienen cero sorpresa”, “el narrador nunca mienta”, así están las cosas.

—Así es.

—Por lo tanto, esto conlleva a otro problema… “Entonces, ¿qué pasa si el lector descubre el truco?”, es lo que quería decir.

—Eso suena bastante plausible —Asentí—. No pueden escribir mentiras, así que un lector con buena intuición podría notar que falta información y descubrir la verdad.

—Sí, sí. Y lo que resulta de esa revelación… la obra se vuelve aburrida. Mientras más fuerte sea el vínculo de la historia con su truco narrativo, más aburrido será para los lectores que hayan visto la verdad.

—Entiendo, un dilema fundamental —declaré. Luego de meditar un poco, volví a hablar—. Pero, hasta cierto punto, supongo que eso no se puede evitar. No existe tal cosa como un truco narrativo perfecto. Mientras más trate de jugar limpio el autor, más difícil será engañar al lector. Los autores de misterio aspiran a engañar a tantos lectores como puedan, pero apuesto a que es imposible despistar a diez de diez.

—Ya veo —expresó Izumi mientras colocaba su mano sobre la barbilla—. Entonces, ¿qué deberías hacer para engañar a tantos lectores como sea posible?

Esa era una extraña forma de ponerlo. Ambos nos encontrábamos en el lado de los lectores.

—Veamos… —Pero traté de pensarlo—. Supongo que deberías escribir la novela bajo el supuesto de que los lectores tendrán los ojos vendados por el truco. Las editoriales quieren que los libros se vendan así que ponen cosas como «¡¡El impacto de esa última página!!» en el reverso. Aunque, eso solo le dice al lector que hay un truco narrativo… En una novela como esa, un personaje con un nombre neutral en una ocupación dominada por hombres… en realidad es una mujer… ¿siquiera funcionaría eso? No importa que tanto se rompa los sesos el autor para describirla como un hombre, no podría evitar que el lector note su género.

—Sí, tienes razón.

—Así que, si quieres que ese individuo parezca hombre sin importar qué, tendrías que usar algunos medios más inesperados para conseguirlo.

—¿Por ejemplo?

—Por ejemplo… —Una pequeña retribución por el Akira de antes—. Tú eres Izumi.

—Sí —Izumi me miró inexpresiva—. ¿Qué hay con eso?

—Digamos que un personaje llamado Izumi aparece en una novela y es descrito bastante femenino durante toda la historia; pero, en realidad es un hombre… esa es la gran revelación. Izumi era su apellido, esa es la verdad. Pero, si consigues que piensen que Izumi es su primer nombre, claramente se trata del nombre de una mujer, así que los lectores no se darán cuenta que Izumi es un hombre.

—Entiendo —Asintió Izumi—. De modo que, si tomamos tu apellido “Kouzuki[1]”. Pero, no decimos cómo se lee y lo hacemos ver como un nombre propio, quizá consigamos que los lectores crean que eres una mujer llamada Katsuki.

—Precisamente.

Desde luego, la realidad no era así.

Mi nombre: Akira Kouzuki, pertenece a un genuino varón, mientras que Izumi Utagawa es una genuina mujer.

—Ah, pero… —Regresé a las generalizaciones—. Con los trucos narrativos, sin importar qué tan insustanciales o qué tan fáciles sean para que el lector las descubra, creo que tienen un valor propio. Por lo menos, en la diversión que son los trucos narrativos, hay un mérito que se encuentra en un área diferente.

—¿El cuál es?

—¿Has escuchado sobre el “Bias training”?

Izumi negó con la cabeza.

—A diferencia de ti, mi inglés apesta.

—Oh, es verdad. “Bias training” son ejercicios mentales para descubrir los prejuicios e ideas preconcebidas que inconscientemente albergas en tu interior. Escuché que se está popularizando en el occidente últimamente.

—¿Quieres decir que los trucos narrativos funcionan como “Bias training”?

—Sí —Asentí con firmeza—. En especial la malinterpretación del género. Digamos que hay un oficial de policía de nombre Makoto, y es de la minoría del género de ese campo, una mujer. Un truco narrativo que haga creer al lector que ella es un hombre se planta sobre el lector. Ciertos lectores notarán que se trata de una mujer, mientras que otros continuarán leyendo asumiendo que es un hombre. En ese caso, nace un tipo de efecto. El lector se percata de que un “Oficial de policía con un nombre neutral que además le gustan las mujeres”, bien podría suceder que sea una mujer. A medida que vivimos cada día, hay algunos allá fuera que experimentan mayores dificultades. Está relacionado a percatarse de todo eso.

—Ya veo. Pero, ¿cómo está eso relacionado a las historias donde un lector puede descubrir fácilmente el truco narrativo?

—Lectores escépticos podrían notar el género del individuo antes mencionado por cuenta propia. Para nosotros, los humanos, quienes somos una colección de prejuicios, es un gran paso hacia delante.

—Einstein —dijo Izumi con una sonrisa.

—Bueno, ese es mi campo.

Le regresé la sonrisa y pensé que la suya era demasiada maravillosa. Su complexión pálida y sus labios formando lentamente un arco, eran fascinantes. Eventualmente, Izumi habló en voz baja.

—Sin embargo, ese tipo de personas… Me refiero a esas minorías, incluso si parece que están viviendo un modo de vida especial desde nuestro punto de vista, para las personas en cuestión debe ser algo muy natural.

—Tienes razón —Asentí.

—Y quizá los trucos narrativos están ahí para enseñarnos eso —Murmuró Izumi—. En el mundo de los trucos narrativos… por supuesto, engañar a los lectores es una cosa, pero… en el ejemplo anterior, ese individuo no se toma la molestia de expresar: «Incluso si llevo este estilo de vida masculino, en realidad soy una mujer», a fin de negarlo. Sin importar cómo se vean reflejados en los ojos de los demás, la oficial simplemente sigue viviendo como siempre, y tal vez ese sea la mayor enseñanza del truco narrativo.

—Cierto.

Asentí con gran firmeza.

—En ese sentido, incluso en la vida diaria que nosotros llevamos, podría haber un truco narrativo oculto a la vuelta de la esquina. En nuestro mundo no le damos ninguna importancia; pero, visto desde el punto de vista de una tercera persona, el lector, quizá haya algo que cause en los demás malentendidos.

A medida que charlábamos se tornó bastante doloroso para mí. Para deshacerme de ese sentimiento, miré al reloj. Faltaban casi quince minutos para que iniciará el repaso del primer periodo.

—¿Cuándo es tu primera clase?…

—Comienzo hasta el segundo periodo. Todas las clases suplementarias de ciencias son igual.

—Ya veo, yo en el primer periodo. Bueno, será mejor que me vaya.

—Está bien.

Sujeté el maletín lleno de libros de texto y me puse de pie. Respondí a la sonrisa de Izumi con una propia y di media vuelta.

Eso no está bien, nada bien.

Ella es mi amiga de la infancia y una con la que charlo a menudo. Pero, eso es todo lo que ella es. Eso es todo lo que puedo permitir que sea.

Independientemente de lo que dije, tengo un motivo para continuar con este estilo de vida que tengo en las manos. Para mantener a mi esposa e hijos, seguiré dando clases de inglés a estos estudiantes de preparatoria. Y eso es todo lo que necesito hacer por ahora.

¿Está bien que un maestro, a punto de cumplir cuarenta, hable de amor? En primer lugar, Izumi tiene un esposo e hijos propios.

Un poco atormentado, salí de la silenciosa sala de profesores.

DAILY DAYS NOVELS

Escrito por: Kusutani Tasuku

Traducción al inglés por: Yoraikun


[1] N. de la T. Aquí se pierde el truco por cuestiones idiomáticas que no se pueden localizar adecuadamente, pero los kanjis que forman el apellido “Kouzuki” (香月) se leen comúnmente como “Katsuki”. Según la nota del traductor original.


En lo personal, estoy de acuerdo con Izumi, esos trucos narrativos no son justos ni me gustan. Por ejemplo, en el libro “Espejo roto” escrito por Agatha Christie (quien es famosa por sus trucos narrativos), desde el inicio descubrí los motivos del asesino, sabía que la impulsó a matar (psicológicamente) pero nunca vi la conexión entre el motivo y la víctima hasta que lo explicaron; aunque, no me sorprende, ya que carecía de los conocimientos para hacer dicha conexión, estoy segura que alguien con conocimientos sobre medicina lo descubrió de inmediato. Si bien, no he leído otros libros de ella, al menos este en especial me dejo con mal sabor de boca. Soy team Conan Doyle, donde los misterios se van revelando conforme descubren pistas, desde mi punto de vista se sienten más reales.

¿Qué les pareció? ¿Alguien descubrió la verdad desde el inicio, a la mitad o ya de plano se esperaron al final?

14 comentarios sobre “Hay un truco narrativo en esta historia

  1. Por alguna razón desde que el titulo fue “hay un truco narrativo” me preparé mentalmente para ello, así que de alguna forma me pareció algo raro, pero mi mente voló algo más allá… creé tantas teorías, algunas bien locas, hasta pensaba que quizás, alguno de ellos era un fantasma XD

    Psdata: mi tampoco me gustaron algunas de las obras de Agatha Christie, principalmente por esos trucos narrativos que parecían evidentes desde el principio, sin embargo, disfruté de aquellos en los que caí de pleno en los trucos xD

    Le gusta a 1 persona

  2. Cuando se habla de truco narrativos es imposible no pensar en Aghata Christie,respecto a los defectos de los truco narrativos que hacen al lector sentirse estafado estoy de acuerdo pero hay que decir que no todos son malos es truco narrativo de El asesinato de Roger Ackroyd me gusto mucho,pero sigo prefiriendo a Sherlock Holmes de Conan Doyle.

    Me gusta

    1. Ese no lo he leído, lo buscaré. Creo que en parte no me gustan los trucos narrativos porque en su mayoría omiten la información importante más que ser un truco. Aunque sí me he topado con historias que de haber prestado atención hubiera descubierto el truco antes porque hay pistas a lo largo de la narración y cuando lo piensas en retrospectiva siempre estuvo ahí la solución

      Le gusta a 1 persona

      1. Ellos hay algunas novelas de misterio con buenos trucos narrativos,por ejemplo dentro de las novelas ligeras una de mis favoritas es Goth de Otsuichi y Todas sus historias contienen trucos narrativos.En la ficción dectetivesca que es un genero que algunos describen como “un duelo intelectual entre el autor y el lector” si el autor retiene información importante es normal que uno se sienta que hace trampa,pero en subgéneros como la novela negra o el thriller de suspenso ha veces retener información importante al lector es mejor.

        Le gusta a 1 persona

  3. En cuanto al relato me gusto mucho aunque descubrí el truco narrativo a mitad del relato no dejo de gustarme,será porque tiene algo de subversivo,yo diría que el prejuicio que trata es ese de las novelas ligeras y manga-anime ambientada en escuelas con adolescente de protagonista que son la mayoría ,hablando de eso el relato en parte me recordó a Hyouka .¿Me podrías decir el autor del relato y donde se publico originalmente? Gracias

    Me gusta

    1. Sentí que en parte me gustó esta historia porque precisamente juega con los estereotipos que tenemos sobre las historias japonesas. En los comentarios del traductor inglés, varios lectores casi escriben un ensayo al respecto. El autor es Kusutani Tasuku y se publicó en Syosetu.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s